12 Abril 2012

Churchill siempre siguió con preocupación la política expansionista de la Alemania de Hitler. No pudo más que observar con desaliento y frustración cómo la política del primer ministro británico Chamberlain estaba haciendo agotar las únicas posibilidades de evitar una guerra en Europa. Había cedido a las pretensiones de Mussolini en Abisinia y a la ocupación del corredor del Rhin, que años antes Francia había desocupado como símbolo de buena voluntad. Ante la pasividad de los países aliados, el bueno de Adolfo fue avanzando, pasito a pasito, apropiándose de nuevos territorios como jugando al escondite inglés, pero dándole igual que el que se la ligaba le pillase moviéndose. De esta forma se anexionó Austria, y posteriormente la región checa de los Sudetes. A pesar de estos movimientos, Chamberlain en un intento de evitar lo peor, acudió a Munich para hablar y decirle “Adolf, venga por favor, que sea la última pieza que te comes, que me estás creando muchos problemas en las encuestas de opinión de voto”. Chamberlain regresó a Londres eufórico por el acuerdo y declarando que tendríamos paz para un porrón de tiempo. Fue cuando Churchill le reprochó: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra, elegisteis el deshonor, y además tendréis la guerra”.

El acuerdo que teníamos con los mercados de deuda ha durado poco. Se han recortado gastos, se ha cabreado a todos los paisanos, el paro seguirá creciendo y se han subido impuestos. A cambio de esas renuncias, nos han dado otro nuevo máximo del CDS español y que se dispare la prima de riesgo (como Froilán), de nuevo por encima de los 400 puntos básicos a 10 años. Ante la incredulidad de nuestro gobierno, el hacer ajustes no ha ayudado a nada ¿por qué, que diría el portugués?

Error número uno y que hemos repetido hasta la saciedad: la obsesión por reducir el gasto público. Hay que hacerlo, sin ninguna duda, pero se están obviando dos cosas. Una, el problema gordo, gordo pero gordo de España, es el endeudamiento privado y no tanto el público y claro, si por salvar el primero subes impuestos a las personas y a las empresas, pues ya me dirás cómo facilitas su devolución. La segunda es que siguen sin mirar las consecuencias que tienen sobre el denominador (el PIB) todas las medidas que se están tomando, porque te puedes encontrar que el porcentaje no se logre bajar a pesar de las penurias. Si las empresas del Ibex ganan 30.000 millones y les quitas alrededor de 5.000, pues bajan sus resultados un 15%, que es lo que ha caído la bolsa más o menos en las dos últimas semanas. Si tenemos un índice, que es el más endeudado del mundo (Bancos, Telefónica, Eléctricas, Ferrovial, ACS, Abengoa…) fruto de la adquisición de empresas a precios de oro hace unos años, pues pasa lo que pasa. Te cargas tus principios (menos impuestos, más actividad y finalmente más recaudación) y realmente no se aporta un plan de salida (aquí el principal problema que tenemos, es cómo vamos a crear puestos de trabajo los próximos cinco años). La medida efectiva es adelgazar el tamaño del estado y pagar menos impuestos. ¿Y dónde nos sobran los michelines? Pues básicamente en la zona de los cargos políticos, que ha tenido la misma transformación que Robert de Niro en Toro Salvaje. Senado, diputaciones, televisiones públicas, consejos de administración a 60.000 euros día de asistencia… Mientras no recortemos las prebendas de los políticos aquí nadie va a confiar en que podamos devolver el principal de nuestra deuda (seguimos teniendo que financiar con dinero extranjero alrededor de 40.000 millones de desfase entre exportaciones e importaciones, de los que 30.000 son la factura energética). La clave es que todo el dinero que se usa, pueda transformarse en productividad y no en subvenciones o transferencias. El problema es que sin tipo de cambio, ni política monetaria propia, la única forma de ganar en productividad de la que hablan los expertos es  reducir salarios. Hemos tenido tres meses de tregua por las litronas, que si analizamos para qué ha servido, se nos ponen los pelos de punta. Se estima que sólo un 4% de la cifra prestada ha pasado a la economía en forma de nuevos préstamos. Las Entidades nacionales han comprado en Deuda Pública alrededor de 70.000 millones de euros (los extranjeros en cambio han vendido alrededor de 52.000 millones). Y ya tenemos el Belén montado. La deuda pública en manos de no residentes ha pasado de alrededor del 50% al 35% del total emitido. Conclusión, los bancos tienen más riesgo en sus balances que hace seis meses y los beneficios que tienen vía margen financiero, los pierden vía reservas por el mark to market del precio de los bonos.  En poco tiempo, la única solución para que nos presten dinero va a ser poner a Messi como colateral. Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río. ¿Y los demás países están mejor? Pues no, pero algunos no quieren darse cuenta. Como publica The Economist, y ya lo llevamos mencionando desde el inicio de estas cartas, USA necesita un déficit presupuestario del 7.8% para crecer al 2.1% y Japón del 8% para crecer al 1.7%. Como si fueran unas elecciones andaluzas cualquiera, USA está esperando a que pase noviembre para atajar este problema (allí no pagan impuestos, pero tampoco recortan gastos), mientras siguen adulterando la tasa de paro a fuerza de no contabilizar a los que no han encontrado trabajo en 99 semanas, siguen reduciendo su tasa de ahorro y vuelven a consumir recurriendo al crédito (como en el 2007, vamos).

Los beneficios de la empresas sí están en máximos (aunque el incremento del beneficio del último trimestre se debe en un 30% a Apple) y los márgenes también. Pero no se van a poder mantener, en el momento en que se quiera controlar el gasto público y se vuelva a encontrar al consumidor sin ahorro y endeudado. Los mercados han dado en los últimos años unas rentabilidades muy por encima de la creación de riqueza por parte de las economías, apoyándose en el apalancamiento. Cuando vemos un PER 13 en el mercado y decimos que está en la media, ¿es lo mismo la media del pasado con deudas al máximo, que un futuro con unas economías desapalancándose? Obviamente no, y los inversores pedirán múltiplos menores. El PIB americano con medias de crecimiento desde Reagan del 4%, lo hacía con una contribución del consumo del 5%. Esto sólo puede mantenerse (5% probabilidades) si la gente del mundo mundial sigue teniendo una fe ciega en el dólar y no les importe  que les sirvan en ellos los Fish&Chips. Quien cree que un crecimiento exponencial puede durar siempre en un mundo finito es un loco o un economista de Goldman Sachs. Si hablamos de economías emergentes, la vista cambia ostensiblemente. Lo que está sucediendo es una redistribución de la riqueza mundial a pasos “agitanados”. El trabajo y el capital están yendo a estos países, que son los que sostienen el PIB mundial. Se está invirtiendo el proceso que se inició hace 500 años con la era de los descubrimientos y que alcanzó su plenitud en los años 80 del siglo pasado. La conversión del trabajador en consumidor, que vimos con la revolución industrial, se consiguió a costa de los trabajadores de algodón indios y de los campesinos chinos. Es curioso, por ejemplo, que el salario medio de un trabajador chino no cambiara durante casi 200 años, siendo equivalente a 3 gramos de plata de forma permanente (Niall Ferguson, “Civilización. Occidente y el resto”) y que en 1850, China e India representaran el 50% del PIB mundial. La campaña del 0.7% de PIB para donar a países emergentes que vimos hace tiempo, se está haciendo a una mayor velocidad y proporción, y ya no como una contribución voluntaria de los países ricos.

En los últimos meses, el Ibex ha estado intentando emular a Juanito Oiarzabal escalando varios ochomiles, pero ha tenido que volver al campamento base tras amputación de las falanges. El sector financiero empezó la fiesta justo después de la supresión de la prohibición de cortos, y después acompañaron eléctricas y constructoras, y finalmente las empresas más endeudadas, al poner límites a las desgravaciones de gastos financieros y amortización de los fondos de comercio. En la sesión del martes alcanzó dos niveles claves, que en mi opinión van a frenar las caídas, y es más, creo que empezará un rebote que se acercará a la zona 7850-8000. Nos encontramos en la línea de tendencia alcista principal del mercado (unión de los mínimos 2002-2009) y por otra parte con la línea inferior del canal bajista que está siguiendo desde el 2010. Posiciones cortas tremendas, pesimismo atroz (aunque sea con toda la razón del mundo), y gran sobreventa me hacen apostar por tomar posiciones largas. El BCE se va a ver obligado a comprar bonos españoles como única alternativa para frenar el descalabro, y hará que el bajón de crecimiento que esperamos en el mundo, desvíe la atención hacia otros mercados donde la gente tiene plusvalía que no querrá perder.

El resto de Europa es otro cantar. Los sistemas de tendencia que manejamos se han puesto cortos por primera vez desde comienzo de año. Tenemos ya las divergencias en muchos índices y sectores, y llegamos a la estacionalidad del año en la que en los dos últimos años nos hemos despeñado. Nos confirmaría el movimiento la pérdida del 6600 del Dax. La línea de tendencia del mismo pasa por 6250 que sería la zona donde creemos que se detendría la caída. En el caso del S&P si rompemos el 1340 que es el soporte más relevante, nos encaminaríamos al 1270 como objetivo del movimiento.

Buena semana, ah y una forma de solucionar el déficit. Los solterones ricos son los que deberían pagar fuertes impuestos. No es justo que algunos hombres sean más felices que los demás.

Julio López Díaz

Anuncios

Un comentario

  1. estriton · · Responder

    Estupenda epístola Julio, como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: