A vueltas con el banco malo

El Economista publica hoy una noticia interesante. Al parecer se vuelve a poner encima de la mesa la posibilidad de crear un banco malo para aparcar los activos inmobiliarios de la banca española. El mecanismo es sencillo e imaginativo. Básicamente, el banco de turno saca los activos inmobiliarios de su balance y los coloca en una sociedad inmobiliaria; la sociedad inmobiliaria, a cambio, emite un bono a 20 años con la garantía del estado que es descontable en el ECB.

¡Impresionante! De repente, donde había un agujero financiero de tamaño bíblico, los bancos van a obtener liquidez para seguir tirando… y ¿Por qué no hacemos esto con todos los activos bancarios?

¿Qué pensamos de la medida? En principio nos parece bien, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

1-      Que la garantía del Estado sea senior sobre cualquier otro pasivo de ese banco.

2-      Que dicho banco no pague un céntimo en dividendos, intereses a preferentes y deuda junior y bonus hasta que haya devuelto dicha garantía.

Parece ya claro que el problema de España radica en su deuda privada y no en su deuda pública. Hagamos un poco de números.

Según las fuentes que consideramos más fiables, la deuda total en España se encuentra en el entorno del 363% del PIB. Su composición es: familias y empresas no financieras 216%; instituciones financieras: 76% y administraciones públicas 71% (aquí hemos llegado a leer a autores que hablan del 131%).

En el mundo sólo hay dos países que están más endeudados que nosotros, USA con un 507% del PIB y Japón con un 512%, con unas pequeñas diferencias; el dólar es la divisa de reserva mundial y es necesaria para comprar petróleo (salvo que seas India o China y llegues a un acuerdo con Irán) y Japón lleva décadas con superávit por cuenta corriente mientras que en España llevamos más de 20 años con déficits externos lo que hace que debamos (deuda neta) cerca del 90% de nuestro PIB a inversores extranjeros.

En Attitude Asesores creemos que es muy probable que no podamos pagar todo lo que debemos (sobre todo mientras no tengamos superávits por cuenta corriente) y que debemos afrontar el problema de a quién se paga y a quién no.

Desde el punto de vista relativo, tenemos un sector público mucho más solvente que el sector privado y lo que no podemos permitirnos como país es minar esa solvencia en un intento fútil de preservar todos los pasivos de un sistema bancario probablemente quebrado; creemos que toda ayuda financiera a los bancos debe ser senior sobre cualquier pasivo de dichos bancos porque si no, si la liquidez derivada de esta forma de banco malo se usa para pagar dividendos y bonus, devolver deuda subordinada o pagar preferentes, estamos dejando la patata caliente en manos del estado, en manos de todos los que pagamos impuestos y desde nuestro punto de vista es inaceptable.

¿Entonces, qué hacemos? La solución teórica es muy fácil; la solución práctica es tremendamente compleja.

En teoría, para empezar, tendríamos que cuantificar el agujero financiero en el balance bancario agregado. El último dato de activos en mora se acercaba peligrosamente al 9%, y habría que sumarle todas la refinanciaciones forzosas que se han hecho para evitar impago: ¿cuál es esa cifra? Una vez estimada, se procede a dar pérdidas por ese valor comiéndote todo el pasivo que sea necesario; empezando por el equity, siguiendo por los híbridos raros emitidos en los últimos años (preferentes, convertibles, etc.) y acabando por los bonos subordinados. Sí, los inversores en dichos activos perderían su capital como les pasó a los tenedores de las cuotas participativas de la CAM. La duda que nos queda es, ¿qué pasaría si fuese necesario llegar a los bonos senior? Éstos suelen estar en fondos de pensiones y compañías de seguros, y creemos que el efecto dominó de su impago sería muy serio así que, en nuestra solución teórica, creemos que no deberían tocarse y como dice algún antiguo compañero de trabajo, “deberían honrarse”. Una vez que se ha hecho el “write off” de los activos y pasivos, el Estado entraría con Capital público en dicho banco y recapitalizaría el sistema. De esa manera, tendremos un sistema teóricamente solvente, que ha dado sus pérdidas y ha sido recapitalizado y que debería tener acceso de nuevo a los mercados de capitales y a la vez el capital público no debería sufrir pérdidas ya que dichas pérdidas ya se han dado antes de su entrada.

Los problemas de esta solución teórica son evidentes: para empezar, ¿cuál es la cantidad de activos y pasivos que hay que provisionar? Solo tenemos estimaciones hechas por economistas con un track record cuando menos cuestionable: ¿es legalmente posible? ¿Existe voluntad y valentía política para acometer una medida que va a hacer perder sus ahorros de un plumazo a un montón de inversores?

Mucho nos tememos que el camino que marca esta solución teórica (en nuestra opinión la única real que se nos ocurre) se va a recorrer durante varios años en el futuro. La cantidad del agujero se irá haciendo evidente año a año; las soluciones imaginativas por las que el Estado meterá capital en el sistema bancario serán variadas y repetitivas, y por tanto es vital que, para sobrevivir como país solvente, dichas aportaciones públicas sean senior sobre cualquier otro pasivo bancario. El Estado debe preservar el sistema crediticio y de pagos, pero no debe quedarse sujetando la bolsa llena de porquería. ¿No éramos capitalistas? Pues dejemos que funcione el capitalismo. Como leí en algún sitio, “Un capitalismo sin quiebras es como una religión sin infierno”.

Desde el punto de vista inversor, manténgase lo más alejado posible del equity de los bancos,  y posiciónese en aquellos pasivos bancarios que serían los últimos en caer al agujero (estamos pensando en cédulas hipotecarias fundamentalmente) y prepárense para unos años de resaca tras la enorme borrachera crediticia de los últimos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: