Cuando Abraham Lincoln era un joven y prometedor abogado

Cuando Abraham Lincoln era un joven y prometedor abogado, tuvo dos vistas por un delito similar en el mismo día y en la misma sala. La única diferencia era que en el primero defendía al demandante y en el segundo al demandado. La exposición de la mañana le dio la razón y su defendido ganó el pleito. Pero, por la tarde, para convencer al tribunal hubo de emplear el argumento contrario. El juez le preguntó cuál era la razón de su cambio de actitud. “Muy sencillo, señoría. Esta mañana tal vez estaba en un error, pero esta tarde sé que tengo razón”.

Si vieron la investidura del “nuevo” presidente de la Junta de Andalucía y a la vez la reunión de control sobre el gobierno del Parlamento de la semana pasada, sabrán de qué hablo. El cinismo de nuestros políticos es impresionante, y varía en función de si estoy en el poder o en la oposición, y lo único que se puede creer de ellos es cuando dicen que mienten los contrarios. Y mientras tanto, lidiando en este mercado como gheisa por arrozal. Seguimos con la guerra de eslóganes y en plena batalla de crecimiento contra austeridad, aunque realmente empleamos crecimiento como eufemismo de más gasto público. ¿Y en qué situación nos encontramos ahora? Pues en mi opinión, lo que ahoga el crecimiento es el calendario y no las reformas en sí, y sobre todo la falta de un “relajador” que sirva como contrapeso a todas estas medidas, y que en la situación en la que estamos, no es otro que el BCE. Continuar con el ajuste fiscal, con un paro del 25% y con problemas de financiación tanto para el Estado como para las entidades financieras, es imposible. Sin crecimiento, vemos cómo el barco de la deuda hace agua por todas partes. Es más, si vemos la tendencia de desinversión en deuda española desde la primera inyección de liquidez de diciembre, puede darnos la sensación de que sólo se ha ganado tiempo para que los bancos alemanes y franceses puedan salirse de sus posiciones, que han pasado a los activos de los bancos nacionales, haciendo la pelota más grande. A mí es lo que más me preocupa, que la financiación internacional no se reanude y  los bancos españoles no puedan asumir en sus balances más deuda gubernamental. Al final, lo que importa no es tanto el tamaño absoluto de la deuda, como la confianza por parte de los inversores de que ésta sea devuelta, y  para ello es más importante ver cuál es la senda futura de gastos e ingresos, que llegar a una cifra concreta el mes que viene. Y esto nos lleva al principal dislate que comete este gobierno, que es la eliminación de ingresos futuros a costa de no discriminar entre gastos productivos y gastos no productivos (el I+D+i español va a ser, por ejemplo, el 20% de una sola empresa como Samsung). La máxima, cantada coralmente, de que los gastos no pueden ser superiores a los ingresos, no tiene ningún sentido económico y nos lleva a la inanición. Al final, la clave es que ese desfase lo puedas cubrir en el tiempo con ingresos futuros. Los ricos, contra lo que piensa la gente y acertadamente me comentaba Luis Arenzana el otro día, no lo son porque gasten menos si no porque ingresan más. Lo que hay que eliminar es la mala asignación de recursos a inversiones no productivas (principalmente inmobiliario) que han llevado a una acumulación de deuda interna y externa difícil de pagar.

Los verdaderos problemas de España son de otro género, empezando por las restricciones a la competencia en muchos mercados, la regulación excesiva (sobre todo en comunidades autónomas), un sistema educativo utilizado con el único fin de obtener un papel, en el que diga licenciado en…, el triste apoyo a los emprendedores (los costes de iniciar una empresa en dinero y tiempo hacen desistir a muchos que ven imposible llegar a un beneficio).

Aplicada la única medida de choque que se puede usar en estos momentos (la intervención del BCE comprando deuda y bajando la prima de riesgo), sigo dudando sin embargo de cuál es la mejor salida (si la hay). Las políticas keynesianas se basan en que los recursos financieros son prácticamente infinitos, y que la rentabilidad de ese gasto da igual. Y si comparamos la situación en Alemania (paradigma de la austeridad) respecto a USA, pues no hace sino acrecentar la duda. USA está creciendo básicamente por los estímulos fiscales (combinación de más gasto público y menores impuestos, pero con un crecimiento de deuda desaforado), mientras que Alemania se ve favorecido por un flujo de capitales fundamentalmente privados, que ven a los germanos como el Valhalla comparado con el resto de los países europeos. Y Alemania tiene menos desempleo y superávit por cuenta corriente. Estos alemanes son tan primitivos, que no se les ocurre otro método para ganar dinero que trabajar. Otra cosa es, que para solucionar el Euro, y con ello al resto de los países europeos, Alemania estimulara su economía en lugar de hacer lo que está haciendo.

Lo de los griegos, qué quieren que les diga, desde pequeñitos nos han contado cómo engañaron a los troyanos con algo tan burdo como un caballo gigante y no han cambiado mucho desde entonces.

En cuanto a los mercados, estamos empezando a cambiar nuestro sesgo vendedor, y pensamos que va a comenzar un rebote en las bolsas, principalmente en las más castigadas. La bolsa francesa y la española están en una clara quinta onda, que vendrá seguida por un rebote que puede ser de alrededor del 8-10%. Por lo tanto, recomendamos cerrar todas las posiciones cortas y empezar a abrir posiciones compradoras, aunque no muy agresivas hasta que no veamos confirmada la figura de vuelta. Estas figuras están menos claras en otros mercados, y la bolsa americana todavía podría caer un poco más, así como las bolsas emergentes (sobre todo Brasil) que se han quedado con una figura horrorosa. Para los que les guste la comparativa de gráficos, o el seguimiento de pautas, pueden ver la semejanza del movimiento actual del Ibex con el gráfico de la bolsa francesa en el primer semestre del año 2008 (caídas de alrededor del 24% con múltiples divergencias que llevaron a un rebote en el verano antes de lo de Lehman). El último movimiento de la reforma financiera española hace interesante comprar deuda de bancos frente a deuda pública, y verdadera hecatombe en las materias primas, con descensos del 30% en el café y del 20% en algodón, trigo y maíz. Una cosa curiosa es ver la media de 200 semanas en la bolsa alemana. Una línea completamente horizontal desde hace cuatro años, que pasa por los alrededores del 6100 (ahora en el 6353). Llevamos cuatro años cambiándonos cromos para no movernos del sitio.

En fin, días de zozobra y poco sueño. Para las mujeres: si, como en mi caso, tienen un marido trader con problemas para conciliar el sueño estos días, decirle “tenemos que hablar sobre nuestra relación” puede ayudarle…

Buena semana

Julio López Díaz, 17 de mayo de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: