Llevamos un tiempo en el que…

Llevamos un tiempo en el que nuestros políticos, cuando se refieren a la economía, distorsionan el lenguaje y lo llenan de eufemismos, como medio de batalla política. De esta forma unos utilizan rescate y otros, ayuda y utilizan las palabras como arma arrojadiza. Esto me recuerda una anécdota que sucedió siendo José Solís Secretario General del Movimiento en los años sesenta del siglo pasado. Se estaba debatiendo en las Cortes un nuevo modelo educativo (60 años después seguimos discutiéndolo) y Solís abogaba por la introducción de más horas de formación física en detrimento de las lenguas clásicas, latín y griego. Su alocución terminaba con una pregunta final “¿a fin de cuentas, para qué sirve hoy el latín?”. Un profesor de la Complutense, vallisoletano para más señas, Adolfo Muñoz Alonso, no pudo contenerse y con gran sorna le increpó “pues por de pronto, Sr. Ministro, para que a los nacidos en Cabra como usted, se les llame egabrenses y no otra cosa…”

Más allá de vocablos, la situación se ha complicado mucho más desde la semana pasada, y hemos tenido un buen bofetón en la prima de riesgo y en el Ibex. La presentación de los datos económicos previstos para el año que viene, en el que seguiremos con PIB negativo, sumado a la petición de dinero por parte de Comunidades Autónomas, no han hecho más que acrecentar el vértigo con el que vivimos nuestra situación financiera. En mi opinión, la clave de todo este desbarajuste, es fundamentalmente el dinero que debemos al exterior, como ya he venido repitiendo en cartas anteriores. Debemos 900.000 millones de euros, que son los que no se están renovando a medida que vencen y nos diferencian del resto de las economías. Cuando la gente comenta que Italia tiene una mayor deuda pública sobre PIB que España, se olvidan de que Italia se lo debe en su casi totalidad a ciudadanos italianos y no a terceros. Mucha peor situación, y el mercado no le da mucha importancia, la está viviendo Gran Bretaña. Sus cifras no hay por donde cogerlas, con cifras de endeudamiento mucho peores y además con un crecimiento negativo similar al español (un -0.7% en el último trimestre). Sin embargo, sorprendentemente, la libra no para de apreciarse y sus tipos a largo han hecho nuevos mínimos históricos. Desde luego la capacidad de tener moneda de emisión propia, y el no andar de peleas dentro de sus órganos decisorios de política monetaria, ayuda (aunque veamos que la intervención brutal, comprando su propia deuda a largo plazo, siguiendo el modelo de la FED, tampoco está influyendo en la economía real). Yo creo que tendremos el típico shock traumático que viven las ciudades organizadoras de Olimpiadas. Yo evitaría tener inversiones allí (el problema es que ya sólo me queda Botswana y Surinam como países objetivo de inversiones).

La principal consecuencia de la subida de la prima (perogrullada, lo sé) es que sube la cantidad que tenemos que destinar al pago de intereses, y hace que los esfuerzos de reducción de déficit se queden en agua de borrajas, aumentando la sensación de impotencia e incredulidad por parte del Gobierno, y el miedo sin esperanza entre los ciudadanos que aparte de… pagan la cama. Al comienzo de la crisis, los ingresos fiscales del Estado representaban el 41% de un PIB musculoso e imponente (luego se ha podido ver que mucho era EPO). Cinco años más tarde, los ingresos representan un 35% de un PIB enclenque y escuchimizado, a pesar de las subidas de impuestos en IRPF, IBI, IVA, impuestos especiales… Y mientras tanto, los gastos han realizado el movimiento contrario, aumentando del 39,6% al 44% del PIB. El gasto de las Autonomías representa el 17,2% del PIB, y más de la mitad de ese gasto es sanidad y educación. El gasto de la seguridad social es ya el 14,8% del PIB, mientras que los gastos por el servicio de la deuda se acercan a toda velocidad a los gastos de cobertura del desempleo.

La conclusión de esto es que no hay dinero para rescatar a España o a Italia. Los volúmenes aprobados para los mecanismos ESM y ESFS son insuficientes (y eso sin tener en cuenta los problemas de financiación que van a encontrar dichos mecanismos). La última fórmula que se están planteando es dar licencia bancaria a uno de estos mecanismos, para poder acceder a la financiación del BCE. Solucionar la deuda con más deuda. Y mientras, la curva de deuda se ha aplanado de forma salvaje en la última semana (esto significa que los tipos de interés a corto han subido mucho más rápido que los de 10 años, que es como periodísticamente se calcula la prima de riesgo). Esto suele ser un síntoma de enfermedad terminal como pudimos ver en Grecia. Además el mercado pasa a un modus de más rentabilidad menos compro, con lo cual nadie ve el atractivo de un tipo de interés alto sino la posibilidad de impago, y los extranjeros simplemente lo quitan de su punto de mira ( como hicimos nosotros mismos en el caso griego). El mercado a corto sólo puede solucionarlo con compras de deuda el BCE, no con medidas de los Gobiernos. A largo, los parámetros deberían ser al revés, las medidas de compra del BCE no servirán y dependerán más de los Estados (no por lo que ayuden, sino por lo que no estorben).

Mientras, sigue habiendo casi 400.000 millones al 0% en el BCE y los bancos españoles siguen con el mismo modus operandi que nos ha llevado al punto actual. Básicamente, si usted es un empresario que tiene capacidad de devolver sus deudas, cumplidor y abnegado, seguramente se encuentre con que no le renueven su línea de crédito en el próximo vencimiento. Otra cosa muy diferente, es si usted tiene una empresa que compró sin poner dinero propio un terreno donde no vivían ni los lagartos; en ese caso le refinanciarán ad eternum. Eso que aprendieron en la Universidad de que el sistema capitalista se regenera expulsando al ineficiente y premiando al eficiente, es más falso que las tetas de Belén Esteban. El desapalancamiento  de los bancos se hace manteniendo al malo (para no acrecentar el agujero presente de las cuentas bancarias) a costa del bueno. Al primero, como excusa, le refinancias subiéndole el tipo de interés un tropecientos por ciento aunque sepas que no te va a pagar, pero eso será ya problema del que venga detrás, porque tú ya estarás prejubilado. Si pudiéramos vender nuestras experiencias por lo que nos cuestan seríamos millonarios.

Del resto del mundo, la bolsa americana se contagió finalmente de los problemas europeos y ha caído sin ejecutarnos el stop que comentamos la semana pasada. Sus datos macro siguen saliendo horrorosos, pero esta semana no tocaba que los acogieran entre vino y risas. Apple ha presentado resultados por debajo de estimaciones, tanto en ventas como en resultados y márgenes, aduciendo que hay mucho cliente retrasando compras ante las salidas de nuevos modelos. Otras que han presentado resultados han sido dos empresas burbujonas, burbujonas, Zygna y Chipotle (restaurantes mexicanos). La primera sólo ha caído un 40% tras resultados y la segunda un 25%. La monetización de las redes sociales, parece más complicada de lo que parecía. Compren coca colas y palomitas para ver la publicación esta noche de los resultados de Facebook. El crecimiento americano se ha realizado estos cuatro años a base de gasto público y exportaciones. Con un mundo deprimido, y el muro fiscal que tendrían que abordar acercándose, no parece que vayan a ir a mejor.

Otro escenario preocupante, es el de los efectos que la excesiva temperatura y sequedad están teniendo en las cosechas de cereales y otros alimentos. El precio del maíz o del trigo ha subido un 50% en el último mes. Los alimentos representan un 29% de la inflación de los países emergentes. Estos países estaban en un proceso de bajada de tipos que puede verse ralentizado, con lo que las economías no recibirán los impulsos monetarios que empezaban a requerir, complicando aún más su situación económica.

Como conclusión veraniega. Los mercados bursátiles (sobre todo los europeos) están teniendo una peligrosa pauta muy similar en sus gráficos a la que vivimos en 2008, con lo cual les quedaría una pata bajista importante. Dicha pata, debería hacerlo entre agosto y septiembre. Para terminar con la película de pautas, les mandé una comparativa del Eurostoxx (2000-2013) contra el Dow Jones (1929-1942) a comienzos de año. Esa pauta establecía un último tirón bajista este año, antes de comenzar un período alcista muy importante a finales de este año, principio del siguiente. Estamos cerca, con lo cual seguramente cuando ya no veamos solución a nuestros problemas, será la ocasión de comprar Bolsa.

Finalmente no les voy a desear feliz semana, sino feliz mes. Yo iré a Galicia a recuperar la inspiración junto a mi suegra. Las batallas con las mujeres son las únicas que se ganan huyendo, decía Napoleón. Espero que mi amigo Javier de Vigo haya puesto a refrescar el Alvariño y la crisis haya hecho bajar el precio de los crustáceos marinos.

Suerte.

Julio López Díaz, 26 de julio de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: