Opinión desde Attitude (12-dic-2012)

En 1607, el futuro Cardenal de Richelieu fue a Roma para ser consagrado obispo. El Papa Paulo V le preguntó, al verle muy joven, si tenía edad suficiente y éste le dijo que sí. Una vez consagrado y conseguido su objetivo, Richelieu pidió confesión al propio Papa y en la misma, la absolución por haber mentido.

El mundo de la alta política no ha cambiado en los últimos cuatro siglos y sigue con sus propias reglas, que no tienen que ver con la verdad. La semana pasada fue el tema de las pensiones, y esta semana le toca al Cavallieri, que después de haber prometido no volver a presentarse a las elecciones, ahí le tenemos de nuevo, previo paso por el quirófano, poniéndose de nuevo a las grupas de su caballo para volver como Cid revivido. ¡Hay gente pá tó! Es una muestra más de las pocas alternativas que manejamos para salir de este marasmo.

Después de haber pasado un mes ya, desde las elecciones americanas, en su carta a inversores de este mes, Bill Gross de Pimco hace hincapié en los problemas estructurales a los que se enfrentará la economía en los próximos años, que para los que siguen las cartas de un servidor, no les sonará nada extraño. Gross piensa que afrontamos tiempos de crecimientos bajos, que tendremos bastantes vientos de cara que serán complicados de sobrepasar, que hay medicinas que están consiguiendo reducir la fiebre, pero que no existen fármacos políticos milagrosos que nos eviten un período de cura largo. Piensa que el potencial de crecimiento americano se ha reducido por lo menos durante un tiempo y que los cuatro factores claves son los siguientes:

1)      Deuda y desapalancamiento.  Los países desarrollados tienen demasiada deuda, y las medidas de austeridad llevarán a tener crecimientos más bajos. Se fija en el estudio de Reinhart y Rogoff que ya hemos mencionado alguna vez, y que por resumir, viene a decir que cada vez que un país ha pasado del ratio de Deuda/PIB del 90%, no se alcanzan crecimientos por encima del 2% por lo menos en una década. El problema esta vez, es que al problema de deuda pública, se le añade el de las instituciones financieras y los hogares. Para salir de esta situación no va a quedar más remedio que ahorrar; esto, que es la solución a largo plazo, es sin embargo un inhibidor a corto plazo.

2)      Globalización. La globalización ha sido siempre un estimulante del crecimiento, pero cuando se ralentiza crea ciertos problemillas. La caída del Telón de Acero y el nacimiento de una China capitalista fue una locomotora brutal que añadió dos mil millones de consumidores. Hemos viajado más, hemos ido a mejores restaurantes, hemos tenido acceso a gadgets y ropa a precios bajos; las empresas han tenido beneficios records. Ahora empezamos a notar la resaca en el empleo, la deslocalización emprendida hace veinte años, la pagan los asalariados de los países occidentales y los que conservan su empleo, afrontan reducciones importantes de salarios.

3)      Tecnología. La tecnología ha supuesto un boom para la productividad y para el crecimiento económico, pero tiene su lado oscuro. Durante décadas las máquinas y robots han ido reemplazando a los seres humanos, y la creación de nuevos empleos es más lenta que la destrucción por los automatismos. Afrontamos un paro estructural más alto.

4)      Demografía. En todos los países occidentales estamos contemplando un gran cambio demográfico. Cuando una sociedad económica excede una cierta media de edad, su demanda se ralentiza. El rango de mayor consumo se encuentra entre los 20 y los 55 años. Se forman hogares, familias, se incrementa la experiencia y el conocimiento. A partir de cierta edad se hace más énfasis en el ahorro y se reduce el consumo. A cierta edad se reduce la demanda de coches y de nuevas casas, y salvo Papuchi, no suelen traer nuevos seres humanos al mundo. El caso japonés es el más claro.

A pesar de estos cuatro importantes vientos de cara, Gross todavía es capaz de sacar alguna conclusión positiva. Piensa que algunos recursos naturales serán mucho más baratos (gas natural) y que ello contribuirá a parar el incremento de los costes de la energía de los últimos 40 años, y aumentar la productividad de numerosas industrias. Y siempre puede existir algún cisne negro que nos haga experimentar un cambio de parámetros, como se experimentó en la revolución industrial o con Internet.

Mientras, la crisis va por barrios. Mientras en Europa el común de los mortales está preocupado por mantener su empleo y no perder mucha capacidad adquisitiva, hay sectores o países que parecen vivir en plena bonanza. En Hong Kong, un espacio de parking en la exclusiva Repulse Bay se ha vendido por 387.000 dólares, más del doble que una casa media americana. ¡Es que hay mucha liquidez en el mercado!, alegaron en la inmobiliaria Colliers International. El sector del lujo ha alcanzado un nuevo máximo histórico. Los pedidos de nuevos yates de más de 150 pies han subido un 3.9%. Y los de más de 250 pies un 44%. ¡Ya me han fastidiado mi cesta de la compra! Al mismo tiempo y en otro lugar… como dicen en las pelis, se publicaban datos: El número de nuevos peticionarios de cartillas de comida, en un país tercermundista como Estados Unidos, subía en 607.544 y llegaba a los 47.7 millones de norteamericanos. El dato se publicaba a la vez que un buen dato de creación de empleo americano. Otra cosa es que alguien “malintencionado” se ponga a bucear en las cifras y descubra que el 73% de los trabajos creados en USA en los últimos cinco meses lo han sido en el Gobierno y alguien todavía con mucha más mala leche diga que las elecciones presidenciales algo han tenido que ver…

En plena discusión del modelo público en España, ha publicado resultados US Postal. Pérdida record de 15.900 millones de dólares, casi 50 millones de pérdidas cada día que está abierto. El problema es que hay 607.400 empleados trabajando en la compañía (eran 900.000 hace 10 años), y como miles de empresas americanas, con unos compromisos de pensiones con sus empleados por una bonita cifra de 11.000 millones de dólares (el 30% del pago de interés de Deuda de España para el año que viene). Cualquier extrapolación de las cifras al resto de Estados Unidos, conlleva directamente refugiarse en un gin–bar y no salir de allí hasta oír las campanadas de 2020. Las obligaciones de las empresas americanas con sus trabajadores van a ser un tema común en los próximos 10 años.

Mientras, los mercados están en esa fase que tienen de vez en cuando, de vida alejada de los datos económicos, y juegan el rally tradicional de fin de año, haciendo caso omiso a cualquier noticia que pudiera sacarles de su sueño. Un mercado alcista es  aquél que desprecia las abundantes y contundentes noticias malas, y se aferra con fuerza a cualquier brisa fresca que traiga murmullos alegres. Podemos ver subir más las bolsas. Ahora mismo me dan menos miedo que los activos considerados sin riesgo, como la deuda alemana, que sorprendentemente también han tenido un movimiento alcista. La inyección constante de los Bancos Centrales produce estas dislocaciones. Todo sube. El mundo cada vez está más extremo. Las empresas grandes en máximos de beneficios, pero a costa de las millones de PYMES que hay por el mundo, que tienen la desgracia de no cotizar en Bolsa y estar fuera del objetivo de subida de activos de Ben Bernanke. Por los mercados financieros han pasado economistas, luego físicos y matemáticos. Auguro que sólo van a sobrevivir los filósofos, y si no al tiempo.

Decía Nikita Kruschev ”la diferencia principal para la historia del mundo, si me hubieran disparado a mí en lugar de a Kennedy, es que probablemente Onassis no se hubiera casado con la Sra. Kruschev”. Veremos qué nos depara el futuro.

Buena semana.

 

Julio López Díaz, 12 de diciembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: