Opinión desde Attitude (24-Enero-2013)

Muchos de ustedes conocerán la sentencia “quien se fue de Sevilla, perdió su silla”. La frase  procede de un hecho real acontecido en el siglo XVI, cuando el arzobispo de Santiago se sentía incapaz de dominar la ciudad gallega y le pidió a su tío, el arzobispo de Sevilla, hombre de gran experiencia y mano izquierda que se intercambiaran por un tiempo las sedes arzobispales para poner cierto orden. Una vez lo logró, el arzobispo de Sevilla quiso recuperar su silla a orillas del Guadalquivir, pero su sobrino se negó porque venía la Semana Santa, el Rocío, etc.

El mundo está en búsqueda de su silla también ahora. Una de las cosas curiosas que están anunciando algunas empresas americanas, es la vuelta de mucha de su producción que se encontraba localizada en países emergentes de nuevo a Estados Unidos. Es un proceso de vuelta de la tendencia iniciada en los 80, de búsqueda de salarios más bajos. Esta tendencia se vio acompañada también de un outsourcing de muchas partes de las empresas, principalmente la parte administrativa y de producción, dando lugar al nacimiento de numerosas empresas gigantescas en China como Foxconn, famosa por ensamblar el iPhone. Los salarios en China y la India han crecido a una media entre el 10 y el 20% durante la última década, mientras que los salarios en los países occidentales, en el mejor de los casos, no se han movido. (Ya comentamos en su momento que el porcentaje que representaban los salarios sobre los costes de una empresa se encontraba en mínimos de cuarenta años, y por el contrario los beneficios empresariales lo estaban en máximos históricos). El diferencial salarial tan grande, se ha reducido de una forma drástica y hace que las empresas se replanteen de nuevo su estrategia. (Inditex ya pasó parte de su producción de China a Portugal donde el salario mínimo mensual no llega a los 500 euros). Al tema salarial se está uniendo el incremento de los costes de transporte (el petróleo se ha multiplicado por 5 en la última década) y  la necesidad cada vez más imperiosa de las empresas de dar una respuesta rápida al cambio de gusto de los consumidores, con lo cual el estar muy cerca de ellos es fundamental. Así, empresas como Ford, Caterpillar o General Electric han vuelto a abrir fábricas. Ford, por ejemplo, ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para contratar nuevos trabajadores en Estados Unidos por 14$ la hora. Los altos niveles de desempleo occidentales están obligando a los trabajadores a aceptar menores salarios. A su vez, y como dice The economist esta semana, los costes medios de los robots empleados en muchas industrias, han caído un 50% en veinte años. Hoy mismo, la nueva generación de robots de Rethink Robotics cuesta 16.000 euros la pieza, son muy seguros y tan simples, que pueden ser manejados por personas sin formación. En cambio los salarios de los directivos en Turquía, China o Brasil son ya en muchos casos superiores a los de sus iguales en Europa. China ha dejado de ser considerado un productor barato y ahora se la ve más como un mercado gigantesco. Es más, algunas empresas indias o chinas como Tata o Lenovo empiezan a abrir fábricas en Liverpool o Carolina del Norte para vender sus productos a occidentales. En definitiva, que nos enfrentamos a un futuro de gran competencia por el empleo, donde la clave va a ser la cualificación de los trabajadores y donde los más perjudicados serán los que no la tengan. La calidad de la Educación va a ser el factor diferenciador. Aparte de eso, los gobiernos tendrán que “vender” su producto con leyes laborales favorecedoras, impuestos atractivos, buenas infraestructuras y una regulación que ayude. Si en vez de flexibilizarnos, ponemos cada vez más tareas administrativas  o rigideces laborales tendremos desde la piel de toro, la batalla perdida.

Un brote verde, para que luego me digan que sólo veo el vaso medio vacío, y que no me ha dejado de sorprender. La vuelta a negro de los números del Estado de California, después de su casi bancarrota en 2009, que incluso pasaran a superávit de casi 1.000 millones de Dólares. Incluso se ha subido el presupuesto para colegios y universidades en un 5%. Todo conseguido, eso sí, tras una dura travesía por el desierto de cuatro años y de una subida importantísima (temporal hasta 2018) de impuestos en las ventas de productos  y en impuestos a los ricos. Eso sí, el Gobernador advierte que los costes de jubilaciones y pensiones han subido un 50%  respecto a los que había en 2006. Espero que no contraten al ministro japonés de Economía  que se quejaba de que los viejos japoneses gastan demasiado y que lo mejor que podían hacer por su país era  la fuga de Logan.

Una de fútbol, pero desde el punto de vista económico. Como ustedes saben, Guardiola ha fichado por tres años por el Bayern Munich (equipo por el que los atléticos sentimos gran aprecio desde 1974). Pues una de las informaciones de números que se han dado durante la semana me ha llamado terriblemente la atención. Un abono para ver todo el año al Bayern en su estadio cuesta, en un fondo, 110 euros. El mismo abono  para ver al Cádiz que juega en 2ªB, cuesta 120 euros (eso sí, te ríes mucho más). El Bayern tiene una caja de 280 millones de euros, el Cádiz 280 arañas. A la vez sale se anuncia que el Valencia no puede pagar un préstamo (realmente su Fundación) de 5.8 millones de Euros a Bankia, que estaba avalado por la Generalitat Valenciana, que pasa a ser propietaria del Club. Otro movimiento circular de esos tan comunes en nuestro país…

En cuanto al mercado, éste sigue con su período de somnolencia perpetuo. Se han multiplicado en los últimos días las declaraciones de los principales políticos europeos anunciando el fin de los problemas del euro, y que hemos dejado atrás lo peor. Declaraciones que si cambiamos los protagonistas, (ahora Hollande, Draghi o Monti, antes Sarkozy o Berlusconi) son las mismas que se hacen todos los meses de enero de los últimos tres años, y luego viene en abril el del mazo. En enero siempre se abre el mercado para las entidades españolas, para ir entrando dudas luego. Por eso el Tesoro está haciéndolo muy bien dándole papel a todo hijo de vecino que se lo pida. No debemos olvidar, que el BCE no ha hecho ninguna compra real y el déficit cuando se publique será muy parecido al horrible del año pasado. Si vemos el caso americano, nos encontramos que ya han pasado cuatro años de las intervenciones “temporales y de emergencia” de la FED, y la estadística y la realidad lo que nos dice es que la FED ha intervenido diariamente en el 81% de los días desde entonces, y curiosamente el escaso 19% de días que no lo ha hecho,  han coincidido con caídas en los mercados. En las últimas actas de las reuniones de la Reserva Federal se han empezado a ver cada vez más discrepancias entre sus miembros sobre el período de extensión de las medidas de gracia a los mercados, y la necesidad de ir fabricando algún plan de salida. Entonces es cuando veremos si el enfermo puede caminar solo. El mercado funciona como reacción a su cercanía a los extremos. Si Europa se comportó mucho mejor que USA en la segunda parte del año pasado, como reacción a la no desaparición inmediata del euro, en estas primeras tres semanas del año, es USA quien se comporta mejor que Europa como reacción a la no caída en el fiscal Cliff. Aquí todo el mundo está muy alcista y optimista, pero la realidad es que los índices europeos principales apenas se han movido desde que comenzó el año, y eso que enero suele ser el mejor mes para hacerlo. Tengo la sensación de que sigue sin entrar dinero en el mercado de forma significativa, y lo único que se producen son reajustes de cartera, comprando ahora periféricos y vendiendo Alemania, o comprando Bancos y vendiendo utilities y consumo.

Ayer publicó Apple y la carroza brillante se está transformando en calabaza. Es curioso el sentimiento inversor, está dispuesto a pagar barrabasadas cuando el muñeco no está construido, pero cuando ve a la novia ya reluciente y hermosa, siente cierta decepción y amargura y siempre piensa que ninguna estupenda realidad es capaz de alcanzar sus sueños. Alguna fémina lo asemejará al instinto cazador del macho ibérico que una vez tiene la pieza la valora poco. Pues la siguiente pieza tiene nombre, Amazon. La compañía americana vale en bolsa 120.000 millones de dólares. Espera ganar 800 millones de dólares. Espera vender 79.000 millones  en 2013. Lo curioso es que no es una empresa nueva con un negocio original; lleva ya 16 años en mercado y el mercado siempre espera que pueda pasar a márgenes mayores “el año siguiente”. Nosotros tenemos compradas puts a un año, pero eso sí, hemos encontrado páginas web sumamente divertidas, llenas de gente desesperada por llevar corta desde 150$ y hoy vale 268$.

Al final el conocimiento del mercado de los inversores se asemeja al que tienen los hombres de las mujeres, hay dos tipos de hombres que no las entienden: los solteros y los casados.

Buena semana

Julio López Díaz, 24 de enero de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: