Opinión desde Attitude (21-Feb-2013)

Baroja pasaba muchos ratos en la huerta de su casa de Vera. Cavaba, regaba, cuidaba las plantas. En sus paseos por los alrededores, tropezó una tarde con un labriego, al que ya conocía, que estaba cavando la tierra. Le preguntó: ¿Qué se hace amigo?

– Pues aquí estoy, Don Pío – le contestó – trabajando y trabajando como un perro, para ganar cuatro cuartos. No tengo la suerte de usted, que como es un señorito, por contar mentiras en los papeles le dan cientos de duros.

Baroja se despidió del campesino, sin tratar de rectificar, y pensándolo bien, se dijo que el labriego quizá tuviera razón: que eso de escribir novelas, cuentos  y artículos no sea trabajo… que el único trabajo verdadero sea el material. Baroja siguió cultivando sus tierras, y un día que llevaba cuatro horas cavando y que sudaba como un fogonero, se le acercó el mismo campesino y le comentó: ¿Qué don Pío? Pasando el rato, ¿eh? Entreteniéndose con la huerta… Le hubiera matado. Cuando él cavaba era trabajo; cuando yo lo hacía pasaba el rato.

Me acordaba de esta anécdota el otro día mientras oía el discurso de González Macho en la entrega de los premios Goya, y su defensa de una reducción del IVA para el cine. Es la misma crítica que se había oído la semana anterior en ARCO, o la que puede tener cualquier comercio o negocio español, incluso la gestión de carteras que podemos realizar desde Attitude. Lo que pasa es que cuando nos lo cobran a nosotros es una perrería, pero cuando se lo cobran a los demás tenemos menos remordimientos.  Y además en la misma gala, mucha gente del mismo sector se quejaba de los recortes y de sus consecuencias. Lo cual nos lleva a la pregunta trampa. Si tú no estás dispuesto a que te afecten a ti más impuestos (subida del IVA), alguien tendrá que pagarlo ¿no? Pero que sean los demás. Al final, realmente la pregunta que nos tenemos que hacer (lo pueden investigar todos esos profesores de universidad que no dan clases  por dedicarse a eso) es, si la subida de impuestos indirectos, a la larga, supone un freno o no a las actividades económicas. Si incrementar los tipos impositivos ahora, supone una destrucción del  tejido, más desempleo y en definitiva, una menor recaudación futura. ¿Por qué no hacemos una valoración de esos impuestos como cuando valoramos por flujos de caja una empresa? Al final es la misma queja que tenemos contra las intervenciones de la FED y esa política de tirar la lata cuesta abajo, le damos demasiado peso al momento presente y no calculamos lo que pueda suceder después. Es hora de ver si el aleteo de una mariposa provoca un huracán o no, porque todas las políticas económicas se están basando en ello. Lo curioso de este planteamiento, es que ves las cifras recaudadas por el cine español en el año 2012 y son las mejores de su historia, con 106 millones de euros (el 40%, es verdad, con una sola película, “Lo imposible” y el 17% la película de dibujos animados “Las aventuras de Tadeo Jones”) por lo que parece que aparte del IVA, la calidad,  la producción y el marketing  también tienen algo que ver…

Por lo demás, seguimos con más de lo mismo, USA a lo suyo, ha estado marcando máximo tras máximo, pero en mi opinión es una venta clara. Hemos vivido un Avatar donde el héroe sin piernas gozaba de una salud estupenda. Un mundo donde la Bolsa cuanto peor la Economía, mejor para ella, pues Bernanke le atiborraba de Viagra, y hemos visto como la capitalización bursátil no paraba de subir, mientras la economía se estancaba. No nos extrañe que se recupere la economía y los mercados de acciones caigan. Todo el dinero de los últimos cuatro años se ha embolsado en los mercados (sobre todo en renta fija) y no ha ido a producción. Si empieza a ir será porque sale de los mercados. Y Europa, ni chicha ni limonada, volviendo a quedarse muy por detrás, esperando a ver qué pasa el fin de semana con las elecciones italianas. Siguen las muestras de apoyo a todos los países periféricos por parte de los core (Hollande, ayer sin ir más lejos, en su visita a Grecia, declaraba la importancia de que Grecia se mantuviera dentro del euro, y a cambio, los griegos “sólo” han tenido que alquilar dos fragatas francesas como contrapartida) y en España hemos superado el caso Bárcenas, volviendo las rentabilidades del diez años a la zona del 5.10%.

El escenario no ha cambiado para nada. Lo único que ha cambiado es la percepción de los jugadores del mercado sobre el riesgo. Y ya sabemos  la “fortaleza” de este sentimiento. Pero la realidad macroeconómica europea sigue siendo terrible, con revisiones de estimaciones de PIB a la baja, aumento del desempleo y haciendo las montañas de deuda más altas. Lo único positivo es que, de momento, no parece que la inflación se vislumbre, y durante la semana pasada vimos mínimos de seis meses en muchas commodities de alimentos (maíz, café). La única región del mundo que sigue recibiendo flujos importantes y soportados por su crecimiento, es el Sudeste Asiático, pero sus bolsas empiezan a tener ratios con los que hay que tener cuidado. Una vez, le preguntaron a Bernard Shaw, qué cuadro de la National Gallery salvaría si se declarara un incendio, a lo que imperturbable contestó: “el que esté más cerca de la puerta, por supuesto”. Están a punto de generar señales de venta, mantengan cerca los stops de las posiciones.

Los resultados de las empresas están saliendo moderadamente aceptables en media, aunque siguen advirtiendo sobre la destrucción de nuevos puestos de trabajo, con lo cual, las hace subir todavía más en Bolsa. En toda esta historia de los mercados siempre hay vencedores y vencidos, y bajo una macro horrorosa, vemos como hay empresas micro que siguen acumulando pastel.

Otro sitio del mundo que evitaríamos (esto ya se parece al juego del risk, sólo nos queda Kamchatka) es Latinoamérica. Hablábamos el otro día de la devaluación del bolívar venezolano en un 38% hasta los 6.22 bolívares por dólar. El problema es que en el mercado negro la relación de canje está en 22 bolívares por dólar, casi un 360% por encima. Tener inversiones en estos países me parece una auténtica locura, y si le sumamos riesgos de nacionalización, como el que hemos visto esta semana en Bolivia con Abertis, pues pies para que os quiero.

Otros dos temas, que metiéndose políticos por medio me dan auténtico miedo. El primero es la famosa Tasa Tobin, que grava las operaciones financieras. Es un impuesto que políticamente es demagógicamente empleado, porque nada mejor que zurrar a los bancos, y aparte de ponerse delante de las pancartas en las manifestaciones, si algo adoran los políticos es agitar los frutales del vecino para que caigan los gusanos. Lo que pasa, es que le van a dar una patada a los bancos, en el culo de los ahorradores e inversores. Cuando pones una tasa a una operación de bolsa, no va a ser el banco el que la pague, sino el cliente final. Si quieren recuperar el dinero puesto en los bail outs, que lo hagan sobre las operaciones por cuenta propia de los bancos.  Al final el pobre tipo que le han metido las preferentes de turno, se va a encontrar con una menor rentabilidad en su fondo, por unos mayores costes de compra. Y además los cálculos de lo que se va a recaudar están hechos como si la operativa fuera a ser la misma (cuando nosotros pensamos que se puede reducir en un 50%) y con unas profundidades de mercado que cuando vengan mal dadas, provocará movimientos más bruscos en los mercados.  El segundo es el del cambio de la ley hipotecaria. Cambiar las reglas del mercado a mitad de partido nunca es una buena idea, porque la seguridad jurídica es la primera pregunta que hace alguien para invertir en otro país, y después del episodio de las primas sobre renovables, sería llover sobre mojado. Si quieren cambiar la ley, perfecto, pero para nuevas hipotecas.

Las estadísticas indican que, por culpa del exceso de trabajo, los altos ejecutivos y políticos, están cayendo como moscas en los campos de golf de toda la nación. No trabajen demasiado.

Buena semana,

 

Julio López Díaz, 21 de febrero de 2013

Anuncios

Un comentario

  1. Why people still use to read news papers when in this technological world all is presented on
    net?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: