Definición de libertad

Definición de Libertad de Ambrose Bierce: “Exención de la coacción de la autoridad en apenas media docena de la infinita multitud de restricciones a las que estamos sometidos. Situación política que todas las naciones se creen que disfrutan casi en monopolio. Liberty. La distinción entre liberty y freedom no se conoce con precisión; los naturalistas han sido incapaces de encontrar a un ejemplar vivo de ninguna de ellas”.

En la última semana, el suceso que sin lugar a dudas más me ha llamado la atención es el caso de Edward Snowden, y su acto de sacar a la luz toda la labor de “seguimiento” que está haciendo el gobierno americano de sus ciudadanos. El espionaje se refiere tanto a escuchas telefónicas como a seguimiento de actividades en Internet, y abarca a todo tipo de personas. Los que me leen, saben de mi obsesión por el mundo cada vez más represivo en el que vivimos, bajo el paraguas de un escenario ideal lleno de libertades. Y son precisamente los países que más se enfundan en la bandera de esas libertades, los que más se las saltan. No es que el Estado se meta a regir cada vez más nuestra vida (desde las calorías que debemos ingerir, a que no podamos hacer barbacoas, o a que llevemos casco mientras damos un paseo en bicicleta) que lo hace, sino ese sentimiento de que lo “hace por nuestro bien”. Y no deja de inquietarme que venga acompañada de encuestas en las que una mayoría de ciudadanos americanos se muestra de acuerdo en ese control. ¡Alucinante!

En mi opinión, el mayor peligro para nuestra libertad y forma de vida viene de la existencia de un Estado omnisciente, en el que aunque una persona no haya hecho nada, puede quedar marcada por un comentario despreocupado o irónico en una conversación telefónica. Al final, la elección que debemos hacer es entre libertad y tiranía, aunque en los tiempos que vivimos, la elección parece ser simplemente entre libertad y comodidad. Además, el proceso es siempre el mismo. Argumentos como “si tú no hablas con terroristas no tienes que preocuparte” o “debemos confiar en que el Gobierno esté utilizando los datos de la mejor manera posible”. Luego los gobiernos están formados por hombres que perfectamente abusan de su poder. Por eso, en teoría, nos hacen votar de vez en cuando una constitución, para fijar los límites del Estado y definir un marco de actuación de la sociedad; y para que alguien controle que el jefe de la Guardia Civil no se gasta los llamados fondos reservados en putas. También te dirán “estos programas son esenciales para la seguridad del público”. Pues no carajo, el hijo de López no quiere vivir más confortable sino con más libertad. ¿Para qué tienen los americanos en su famosa constitución su cuarta y quinta enmienda, esas que salvaguardan a los ciudadanos de la intrusión no garantizada del gobierno en sus vidas privadas? Buena ocasión para volver a ver esa extraordinaria película que es “La vida de los otros”, para ver cómo el Estado se preocupaba de los alemanes orientales. Sólo un dato muy curioso, en las veinticuatro horas siguientes al fin de semana, se dispararon las ventas de 1984 de George Orwell un 6884% en Estados Unidos. Tenemos toda nuestra vida totalmente esclavizada cada vez que, de una forma u otra,, permitimos que utilicen nuestros datos en establecimientos comerciales, Google sabe nuestros gustos y nuestro vicios (los míos sin embargo no están ocultos, son bastante claros y primitivos…). El Estado transforma la Justicia en una mercancía, más o menos adulterada, que se vende al ciudadano como recompensa por su lealtad, impuestos y servicios personales. Y, además, lealtad entendida como vínculo entre el recaudador de impuestos y el que los paga. Esta relación no es reversible. Es un privilegio que se nos permita respirar sin tener que sobornar primero a nadie.

Es especialmente escalofriante el caso del banquero suizo. Cómo le emborrachan, le hacen conducir ebrio y le hacen pasar un control, con el único fin de chantajearle y que dé nombres de sus clientes a cambio de no sancionarle. Por el bien nacional ya te han levantado los depósitos en Chipre, ¿por qué no pueden alterar electrónicamente el precio de las acciones sabiendo las posiciones de todo el mundo? Cada vez me siento más como Mel Gibson en Conspiración. A fin de cuentas, ambos hablamos arameo, él en la película de Jesucristo y yo cuando intento explicar los mercados financieros; tenemos unas diferencias de varios dígitos en la cuenta corriente, pero eso es pecata minuta.

El otro tema de actualidad, esta vez en nuestra piel de toro y una vez que el entrenador del equipo sin títulos se ha vuelto a Inglaterra, es el de las pensiones. Este es un tema peliagudo, para el que no existe torero. Nadie quiere enfrentarse a él, e igual que el matrimonio, suele ser la primera causa de los divorcios, el ser viejo es una consecuencia de haber nacido antes. Todos sabemos que las cifras son incuestionables y que el sistema actual es insostenible, de lo que se trata es de intentar construir un sistema viable y no fruto de la imprevisión. No se pueden satisfacer las necesidades de hoy con los ingresos de un mañana, a aportar por ese 55% de desempleo juvenil. El gasto en pensiones en 2003 era de 61.887 millones de euros anuales. En la actualidad es de 108.825, un 11% del PIB. El número de trabajadores actuales es el mismo que en 2003. Ahora hay unos nueve millones de pensionistas y con las curvas demográficas actuales se llegará a los quince millones. Esto no es un tema de ideologías ni de diferentes partidos políticos, tenemos que poder dar una respuesta como sociedad, pero no meter la cabeza en el agujero como el avestruz esperando que escampe. A mí, el informe de la comisión de expertos emitido la semana pasada, me parece que plantea un escenario bastante realista y que debía servir como punto de arranque en la negociación.

Los mercados, cada vez con más peligro que una suegra en domingo. Salidas sin mirar de los bonos y bolsas de los países emergentes, y el efecto anestesiante de los datos de empleo americano del viernes pasado, han quedado disipados en estos momentos. La discusión de si se va a acabar el quantitative easing en septiembre o en diciembre, va dejando paso a la realidad de que, independientemente de la fecha, se va a acabar. Los sospechosos habituales están intentando vender la burra de que la subida de tipos de los bonos es un reflejo del optimismo sobre el futuro. Veremos. No olvidemos el dato que dimos hace dos semanas de compras apalancadas en USA. Cuando les suben los costes de financiación, se venden las acciones sin mirar mucho. Lo que estamos viendo es una disminución de la liquidez y un aumento de la volatilidad, que hace que muchos fondos gestionados con criterios VAR disminuyan sus posiciones, y puedan desencadenar el efecto alud y salto de stop loss que hemos visto otras veces en instantes de suma complacencia como la que hemos vivido en los últimos tres meses. Ya hemos visto en algunos mercados cómo los market makers han dejado de dar contrapartida, hartos de que les den en el mismo lado (bonos mexicanos, real brasileño) y a la espera de deshacer el inventario acumulado. Nosotros seguimos con las posiciones en España aunque las hemos sufrido un poco. Un sector en el que vamos a buscar cortos es el sector de automóviles europeo. Mirando los índices europeos, el que está más lejos de su media de 200, que podría ser una buena medida de tendencia, es el Dax alemán que pasa por 7650, respecto al 8000 que está ahora. Sin embargo, en el caso del Eurostoxx, está en el 2620. ¡Hay que vender Alemania contra el resto! Zonas de pago: España 7850, CAC 3650-3600 y Eurostoxx 2550-2600. No creo que vaya más allá en esta caída. Estados Unidos más abajo, 1550 de S&P 500.

Con el tiempo es mejor una verdad dolorosa que una mentira útil. ¡Ah! Por fin una noticia buenísima: este año las ventas de la feria del libro han subido más de un 20%.

Buena semana

Julio López Díaz, 13 de junio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: