Honore de Balzac

Honore de Balzac aunque decía ser aristócrata, conocía bien la pobreza. En sus años de escasez vivió en una casucha sin calefacción ni muebles. Impertérrito, el gran escritor lo decoró con el poder de su imaginación. Escribía en las desnudas paredes lo que deseaba ver. En una garabateó, “paneles de palo de rosa y una cómoda”; en otra, “tapices gobelinos con espejo veneciano”, y encima de la chimenea vacía “cuadro de Rafael”. La miserable buhardilla en que vivía estaba en el piso superior de un edificio en una de las zonas más peligrosas de París. Un día, un ladrón intentó robarle descerrajando su escritorio. El escritor se despertó, y al verlo, se echó a reír: “¡Hay que ver los riesgos que corre usted para encontrar dinero de noche, cuando el propietario no lo encuentra de día!”.

En el año quinto de la crisis, la conclusión que podemos sacar es que el ladrón (pongamos los burócratas de Bruselas) ya no saben de dónde sacar el dinero, y ya sin el menor rubor han pasado a descerrajar cualquier mobiliario donde pueda haber dinero. Lo último es el borrador aprobado la semana pasada para utilizar como guía en el caso de que haya que encarar rescates bancarios. La principal conclusión es que se equipara a los depósitos con otros pasivos bancarios como la deuda senior. Aunque se enfatiza que no afectará a PYMES o a individuos, no deja de ser un primer paso. Los afectados serán las empresas y vehículos de inversión, como es el caso de los fondos de inversión y de pensiones. Se fija, eso sí, un límite a la expoliación representando como mucho la quita, el 13% de los pasivos de la entidad intervenida. Veremos qué consecuencia tiene esta medida en los balances de los bancos, pero desde luego no parece que sirva para dar más préstamos. Seguimos con ese juego irresoluble de dar préstamos y reforzar el capital a la vez. Ya saben que el Godot que llevamos cinco años esperando se llama crecimiento, y éste sigue sin aparecer por el andén de la estación, atrapado en un mundo de excesos de treinta años.

Esta falta de esperanza en ver la luz al final del túnel está llevando a la desesperación a los gobiernos europeos que han tenido un rescate. Se ven obligados a tomar medidas de austeridad, a la vez que no deja de crecer el desempleo. Esto desemboca en la ruptura de los gobiernos de coalición que dirigían Grecia y Portugal, y en volver a plantearnos la viabilidad de toda la hoja de ruta aprobada hasta el momento. La ganancia de tiempo que supuso las palabras de Draghi hace ya un año (recuerden, palabras, no acciones) no se ha aprovechado y vemos cómo se puede esfumar a toda velocidad. La tentación del político de dejar toda solución al printing money es muy poderosa, por el efecto placebo que provoca, pero estamos equivocados si creemos que hasta aquí han llegado las medidas dolorosas. Se  ha combatido el problema de falta de liquidez. Vamos a ver cómo afrontamos la situación si se transforma en un problema de solvencia. Dicho esto, me da la sensación de que la FED va a tardar más de lo que piensa el mercado en quitar las medidas de estímulo.

En cuanto a España, empieza a asomar algún indicador positivo El dato de gerentes de compra del último mes no ha sido inferior a 50, por primera vez en 25 meses. El dato indica reactivación de la economía por encima de 50 y contracción por debajo. El tema de desempleo, aunque sea por un tema estacional, parece que también se está frenando. El déficit por cuenta corriente se encuentra alrededor de 0, con lo que, por lo menos, no tenemos que recurrir a nuevas necesidades de capitales del exterior, sino simplemente que nos refinancien lo que ya nos han prestado. A estas pautas positivas se une el proceso de desapalancamiento del sector privado; las familias han visto reducida su deuda en un 4% en el último año hasta los 811.000 millones de euros, y las empresas un 7% hasta los 1.093.000 millones de euros. Esta recuperación de indicadores económicos no se está viendo acompañada en la recuperación de la bolsa española por la nueva piedra en el zapato que representa la situación en Brasil.

Efecto 12.513 bis de la globalización. El sector naviero español. Importante controversia sobre la intención de que el sector naviero devuelva el dinero del que se ha beneficiado vía fiscal. Como en tantas industrias, Europa se ha dejado ganar terreno por compañías fundamentalmente coreanas y chinas. Estas empresas compiten básicamente de tres formas: dumping, costes salariales mucho más bajos y nulo interés por preservar el medio ambiente. Aquí hay dos varas de medir. Los que buscan teóricamente un mundo con crecimiento sostenido, pero que para ello se nutren de toneladas de papeles de regulación, y los que siguen la ley de Lynch y sacan del mercado a todos los demás. Es el mismo dilema que se da en el mundo fiscal cuando un país intenta recaudar más frente a un paraíso fiscal, o en un ejemplo más español, cuando una empresa constructora española se lleva un contrato municipal por ser la que mejor universidad ha buscado para la hija del concejal de urbanismo. Si cumples la ley te quedas fuera para siempre, y el que no lo cumple se lleva los contratos. Como Kyoto, si  firmas un acuerdo de emisión de gases machacas a tus empresas, a la vez que los chinos, rusos y americanos siguen dándole al fumeque. En Los Angeles, por lo menos, reciclan la basura y la convierten en programas de televisión. Y la siguiente derivada y no por ello menos importante, ¿es lícito subvencionar a sectores en pérdidas con el fin de sostener puestos de trabajo, en vez de dedicarlo a invertir en sectores más productivos? Me quejo de nuestros dirigentes, pero no me gustaría a mí tomar esa decisión.

Veremos qué desgracia nos viene la semana que viene. Una vez le preguntaron a un político inglés la diferencia entre desgracia y calamidad y contestó, refiriéndose a su rival político, “Si Gladstone cayera al Támesis sería una desgracia; y si alguien lo rescatara sería una calamidad”.

Buena semana,

Julio López Díaz, 03 de julio de 2013

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: