Fernando el Católico

Un adivino anunció al rey Fernando el Católico que moriría en Madrigal de las Altas Torres. Desde entonces, el rey evitó dirigirse a ese lugar, donde tenía una mansión de recreo. Pero murió el 23 de enero de 1516 en Madrigalejo, pueblecito mísero de sus estados, en una pobre cabaña a la que se trasladó. La causa de su muerte se especula que fue el menú al que le sometía su segunda esposa, Germana de Foix, mujer de naturaleza fogosa, para que pudiera engendrar un hijo que fuera el futuro rey de Aragón. La voluptuosa Germana (con el tiempo tendría sus aventuras con el  nieto de Fernando, Carlos I) le preparaba un potaje con criadillas de toro, reforzada por el afrodisiaco de la época, la cantárida, que era una especie de escarabajo verde brillante que se tomaba machacado.

Siguiendo a los héroes de la épica griega, Fernando el Católico intentaba escapar a su destino, intentando evitar los presagios agoreros que le vaticinaban. Pero nadie puede escapar a su destino y Edipo terminará matando a su padre y a Casandra nadie la creerá cuando los griegos le metan el caballo dentro de Troya (episodio repetido, por otra parte, con la entrada de Grecia en la Unión Europea). En Estados Unidos seguimos intentado evitar el destino al que nos lleva un crecimiento desproporcionado de la deuda, al que no hay forma de ponerle freno. La cantárida ha sido sustituida por la impresión de billetitos, y la recién nominada Janet Yellen es la nueva encargada de suministrarnos el potaje para poder seguir de festival en festival, dale que te pego, pero la economía se parece cada vez menos a Nacho Vidal y más a Paco Martínez Soria con las suecas. Después del abuelo burbujas y helicóptero Ben, nos viene Tulipán Yellen. Más de lo mismo. David Stockman, siempre tan irreverente y alejado del mantra de la industria, daba unos curiosos datos en su última conferencia en Harvard, comparando la situación económica actual con la de 1989. En términos constantes, los ingresos medios del 20% más bajo de la sociedad, eran de 14.000 dólares, ahora son de 11.500 dólares. La riqueza de los Forbes 400, era de 300 billones de dólares; hoy es de 2 trillones de dólares. El Dow Jones de industriales ha pasado de 3.000 a 15.000. Durante los cuatro primeros años de Obama, el 95% de la ganancia de ingresos de los hogares ha sido capturada por el 1% más rico. El top seis de los bancos de Wall Street tenía un balance de 0.6 trillones de dólares y representaba el 30% de la industria total. Hoy sus activos son 17 veces más grandes y representan el 65% de la industria. Como vemos, la oportunidad de salir más sanos de la depresión de 2009, ha quedado en agua de borrajas, y lo único que hemos conseguido es que la próxima sea más catastrófica. Si además lo combinamos con las multas casi diarias, con las que a lo largo del mundo se enfrentan los principales bancos del mundo, por manipulación en los datos (100 billones de dólares acumulados actualmente), pues no nos extraña el estupor del hombre de la calle ante todo lo que acontece. Esta semana hemos vuelto a ver a algún banco español volviendo a emitir convertibles perpetuos. No me digan que no les entran ganas de ser Robinson Crusoe. La situación actual cada vez me recuerda más a la película Speed, en la que un autobús manipulado por un maniaco, no podía bajar de determinada velocidad para que no explotara.

El balance de la Fed ha pasado de 250 billones de dólares en 1987 a los cuatro trillones actuales (y se emiten 4 billones más diariamente en papelitos que llevan impreso el mensaje “confía en que te den algún producto a cambio de esto”). Como no quieran hacerle la competencia al gremio de empapeladores de habitaciones, no le veo otra utilidad. Sé que es ciencia ficción, pero me preguntó cuántas de las crisis financieras que hemos pasado en los últimos cincuenta años, no han tenido precisamente su inicio en las políticas monetarias de la FED, y cómo nos hubiera ido sin ella.

En los mercados de acciones, pocas novedades. En Europa, exceptuando la fortaleza hispana, estamos atrapados en los mismos niveles que estábamos antes del último anuncio de la FED, esperando a ver qué pasa con el lío del cierre estatal en Estados Unidos y de las negociaciones sobre la ampliación del techo de la deuda. En Estados Unidos, sin embargo, el aspecto técnico se ha deteriorado considerablemente y estamos atacando la directriz alcista que une los mínimos de noviembre, junio y agosto. ¡Cuidado si los pierde en un momento en que hasta el del carrito de los helados está largo! Un dato muy curioso sobre las predicciones de los resultados de las empresas, siempre sesgadas al alza: A comienzo del año, se esperaba que el beneficio de las empresas del S&P 500 fuera de 111 dólares; la última actualización la fija en 107 dólares, un 4% por debajo de las previsiones. Sin embargo, el índice ha pasado de 1403 a 1660. La subida del mercado, no ha venido motivada por una mejora de los resultados de las empresas (y eso que sus márgenes están en máximos históricos) sino por una expansión de múltiplos por parte del mercado, motivada por esa inundación de liquidez que no vemos que se destine a la economía real.  Otro dato: La expansión media de la economía americana en los últimos cincuenta años tras una recesión, se encuentra en 51 meses, que coinciden con los ya transcurridos. Quizá de este esperable parón en la economía real, venga la posición de la FED de no bajar sus programas de compra de activos. La verdadera burbuja de los mercados se encuentra en la deuda pública de los estados. No sabemos cuáles serán las consecuencias en el resto de los mercados si ésta estalla, pero no parece que serán muy positivas, aunque mucha gente pueda hablar de traspaso a acciones.

Ya saben que la última voz audible antes de la explosión del mundo será la de un experto que diga: “Es técnicamente imposible”.

Buena semana

Julio López Díaz, 09 de octubre de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: