Chesterton

Chesterton, en uno de sus libros, explica la curiosa anécdota del hombre que, sin saber nada, discute con un sabio y consigue llevarle ventaja:

“El sabio intentaba derrotarme con sus conocimientos. Pero yo le opuse una táctica bien sencilla: cada vez que él decía algo que sólo él podía entender, yo contestaba algo que ni yo mismo entendía. Él decía, por ejemplo:

-No creo que usted trate de aplicar el principio de que la evolución es sólo negación.

A lo cual yo replicaba desdeñosamente:

-Esto lo ha leído usted en Pinkwertes: la noción de la evolución como función eugenésica la expuso hace ya mucho Giumpe.

Huelga decir que estos autores no existen. Pero, con gran sorpresa mía, el sabio parecía recordarlos perfectamente, y viendo que su cultura no le servía de nada ante un cínico como yo, se dedicó a atacarme con ingeniosidades de tipo más popular.

-Ya veo -dijo- que usted ha triunfado como el falso cerdo de Esopo.

-Y usted -contesté- pierde como el erizo de Montaigne.

-Ya va usted quedándose sin recursos -dijo él- y lo mismo se quedará sin barbas.

Era una salida muy ingeniosa a la que no encontré respuesta inteligente. Solté la risa y dije al azar:

-Sí, como las botas del panteísta. Y di media vuelta, afectando un aire de triunfo.”

Lo mismo me pasa últimamente con todos los que intentan darme explicaciones para estar optimista en la economía mundial.

Hoy toca hablar un poco de los mercados, porque alguno se me ha quejado diciendo que me voy por peteneras. Ya me gustaría tener la suficiente luz para poder añadir algo nuevo, pero la verdad, no se me ocurre nada original. Hay dos mercados que están volviendo a dejar descolgados a los demás en el tema bursátil, y son los dos de siempre, Estados Unidos y Alemania. Mientras tanto, se empieza a confirmar una vez más que tres titulares seguidos recomendando bolsa española en los periódicos son la mejor señal de venta que existe. De los americanos, qué quieren que les diga; lo único es cambiar la diana que tengo en la oficina con la imagen de Bernanke por una nueva de Yellen, que como no tengo, usaré una de las de “Las chicas de oro”. La primera comparecencia de Yellen no ha cambiado nada. No sabemos dónde vamos ni si está funcionando, pero dámelo doble. Debo hacer un gran esfuerzo para no convertirme en Michael Douglas en “Un día de furia”. Lo que no sorprende es la reacción del mercado, otra vez a lanzarse de compras. Sé que el día que se quiten veremos dolor y pena. No es que sea masoquista, pero es que cuanto más tiempo pasemos sin ver la realidad, más miembros tendremos que cortar. Siempre he desconfiado del  llamado “efecto riqueza” de las bolsas, y ya vimos para qué han servido los tropecientos mil euros que llegaron a valer nuestras casas hace cinco años. Para mí es un intercambio de riqueza y no una creación de riqueza. Puestos a dar liquidez al mercado, que la FED se convierta en un Gran Capital Riesgo y dé dinero a todo aquel emprendedor que quiera abrir una tintorería, y no se lo dé por cojones a los bancos, para que lo inviertan en activos viejos. Me hace mucha gracia cuando Yellen declaró que su objetivo es ayudar a todos los ciudadanos. De momento sólo se han beneficiado los que le pagan la nómina como funcionaria privilegiada de esa empresa privada que es la FED americana. La conclusión de este año es que los beneficios han subido en un 3% y las acciones lo han hecho en un 25%.

La bolsa española, como quien no quiere la cosa, se ha dejado un 9% con respecto a la alemana en menos de un mes, y si algunos decían que los inversores entraban en España porque estaba barata, ahora lo tendrán todavía mejor. La media de los informes tan positivos que han circulado sobre España tienen una cosa en común, y es que obvian este año y el próximo y se centran en 2015. Pero lo curioso es que dicen que la bolsa tiene que tener un PER 12 para ese momento, y a partir de ahí intentan repartir entre las empresas, los más o menos 850 puntos de beneficio que eso representa, teniendo en cuenta que ahora estaremos por los 420. Es decir, que si doblamos los beneficios desde aquí, estaremos bien valorados dentro de dos años a los niveles de índice actuales. ¡Ahora sí que me quedo tranquilo comprando!

Mientras escribo esto, veo salir datos por la pantalla. El déficit comercial de España vuelve a crecer en 2.500 millones de euros durante el mes de septiembre, con una desaceleración del ritmo de crecimiento de las exportaciones que ha pasado de crecer por encima del 10% en el segundo trimestre a un 4% en el tercero, y ¡vaya por Dios! han crecido las importaciones un 4%. ¡Ya estamos otra vez! ¿Pero quién ha empezado a consumir otra vez? Así no hay forma de cuadrar los números.  Pero no crean que a otros países les va mejor, Japón está publicando el tercer mayor déficit comercial de su historia, a pesar de la depreciación del yen y de todas las políticas cuantitativas de Mr. Abe. Y la semana pasada, Alemania, a pesar también de la fortaleza del euro, siguió sorprendiendo con su superávit comercial cada vez mayor. Más de lo mismo, y además no sólo porque aumentan exportaciones, sino porque una vez más, vuelven a bajar sus importaciones.

Como ven, se siguen acrecentando los desequilibrios, los americanos arreglándolo todo con la impresión de dinero y los alemanes ahorrando. Otro efecto que sigue creciendo es la salida de capitales y la depreciación de las monedas en los países emergentes. Un movimiento que ya comentamos que pasaría a finales del año pasado, cuando anticipamos que la subida de los déficits comerciales, la caída de las materias primas y el “abaratamiento” de los costes laborales en el mundo desarrollado tendría su paganini (cuando has estado negativo con 9 de cada diez activos financieros en el mundo, alguno tienes que acertar).

Ver hasta dónde puede llegar este movimiento alcista en las bolsas, es más complicado que entender a Paquirrín hablando, pero lo que hemos aprendido a palos en nuestros años en el mercado, es que precisamente son las últimas fases del movimiento las más exageradas y peligrosas para ponerse en medio. Yo sigo erre que erre diciendo que vamos a tener un gran susto, pero seguramente sufriremos nuestra decisión de no estar largo a estos niveles. Se presenta un 2014 difícil. Hemos estado vendiendo también los valores de renta fija que teníamos hasta el dos años, porque la rentabilidad que dan es asimétrica con el posible riesgo. A estos niveles no nos gusta casi ningún activo. Los precios de las commodities es lo que estamos vigilando; algunos de ellos en mínimos de 30 años, como el café (alguien tendría que hacer un estudio para ver qué contienen realmente  las cápsulas de Nespresso). Los precios que se están cruzando en el mercado están por debajo de los precios de producción (se acuerdan, cuando hace dos años comentamos cómo habían subido los terrenos dedicados al cultivo en Estados Unidos, a raíz de las subidas espeluznantes del trigo y  el maíz). Es un proceso normal de oferta y demanda, han entrado muchos nuevos agricultores que, coincidiendo con buenas cosechas, han disparado la oferta. El paso siguiente es, que escarmentados por las pérdidas de este año, no plantarán el año que viene y los precios volverán a dispararse. De momento, sin embargo, los gráficos no dan señal de compra. En lo único que tengo una posición decidida desde hace unos meses (no se asusten, no está en el fondo, es por cuenta propia) es en bitcoins. Puede ser una rabieta, pero es  la única forma que tengo de luchar contra el establishment financiero. Me siguen gustando las cosas que son limitadas, y mientras no hagan fraccionables los pisos en Londres y los cuadros de Bacon, es lo único que puedo afrontar.

En fin, como decía no sé quien, la prueba más fehaciente de que hay vida inteligente fuera de la Tierra, es que no han intentado contactar con nosotros.

Buena semana

Julio López Díaz, 20 de noviembre de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: