Aspirantes

Los aspirantes a ser nombrados académicos, en Francia, visitaban al resto de los miembros, en busca de aprobaciones para su solicitud: Y si no obtenían los suficientes apoyos no se podían presentar. Un poeta llamado Ponairols, visitaba a los académicos con este fin. Pero era hombre muy tímido, y en vez de visitarles personalmente, su mujer le sustituía en las visitas. Era una mujer muy expresiva y guapa, y el poeta pensaba que a través de ella conseguiría las aprobaciones. La señora visitó a Coppee, y le insistió, hasta que el poeta le dio su palabra de votar por Ponairols. Mientras intentaba convencerle le dijo:

–          Ser académico es la última ilusión de mi esposo. Y tanto lo desea, que si no lo eligen, morirá del disgusto.

–          Bien, le votaré.

Y le votó. Pero Ponairols no salió elegido. En la elección siguiente, la señora Ponairols visitó de nuevo a Coppee, y el poeta se negó a ayudarla. Le dijo:

–          No, esta vez no, puesto que la otra vez yo cumplí mi palabra y le voté; pero él no cumplió la suya y no murió del disgusto.

La semana pasada pudimos ver, al fin, como Draghi cumplía sus promesas de ayudar a los mercados, y ahora nos falta ver si los mercados con esta ayuda pasan el examen de reválida. Pasados ya cinco días de negociación tras la batería de medidas propulsadas por Draghi, podemos hacer una primera recopilación de la digestión que han hecho los mercados. Los beneficiados han sido claramente los mercados periféricos, mientras que la bolsa alemana se encuentra por debajo de los niveles anteriores a la intervención. Las primas de riesgo se han reducido considerablemente. Las medidas han estado en línea con lo esperado por los mercados, y la única medida que no se ha llegado a concretar, dejándola para “más adelante”, es la de compra de activos. Bajada de tipos de intervención de 0.10 puntos y establecimiento de un tipo negativo para los saldos que mantienen los bancos comerciales en el Banco Central Europeo. Lo esperado. Emisión de nuevas refinanciaciones a largo plazo para los bancos (vencen el año que viene las anteriores) con condicionalidad a la cantidad de ese dinero que va a dedicarse a nueva financiación no hipotecaria. Sigue el modelo británico implementado el año pasado, pero no penaliza el “mal uso” de esos dineros, sino que establece su devolución sin más en el caso de que no se destine al objetivo requerido. Y por último deja de esterilizar a semana sus préstamos de dinero a largo (ahora sí que hay más masa monetaria). Buenas intenciones y en mi opinión, casi nula repercusión en la economía real. En el caso británico, con un programa de 85.000 millones de libras, se ha usado sólo el 15%. Hay más oferta, pero ¿Hay demanda? No, mejor dicho, ¿Hay demanda que pueda honrar la devolución de los fondos? ¿De repente van a tener más ganas de prestar los bancos a pymes por una rebaja de 0.10 puntos en su financiación? ¿Cuánto les consume de capital cada nuevo préstamo? Cada inversión en deuda gubernamental sigue sin computarles ¿No van a seguir haciendo carry trade por encima de todo, y en 2016, cuando me miren a qué he dedicado los fondos, a lo mejor ya me he prejubilado? Seguramente haya más peleas entre los bancos por prestarle a Iberdola o a Telefónica, pero ¿Y al resto? Ya sé que puedo parecer un cenizo, pero ya tienen a las grandes casas y a los políticos vendiéndoles las bondades de la nueva situación.

A mí, la parte de la intervención que me gustó más fue cuando un periodista, haciéndose eco de las palabras del Presidente de la Asociación de Cajas de Ahorros (sí, en Alemania todavía existen) le preguntó a Draghi si las políticas del BCE eran políticas que se basaban en la expropiación del dinero de los ahorradores. La respuesta hubiera hundido en la miseria a Miguel Mihura y a Eugenio Ionesco. “Los tipos de interés que hemos cambiado son para los bancos, no para la gente. Por supuesto, que los bancos pueden reaccionar a nuestra decisión eligiendo rebajar los tipos que remuneran en sus depósitos. Pero no es una decisión nuestra. Es una decisión de los bancos”. Con dos cojones. En la Península Itálica no tienen los del caballo de Espartero, pero tienen los de Genitor, el caballo de César. ¿Y con esa “independencia”, qué hacen con los tipos de los préstamos? Al final, por la política de los vasos comunicantes, si uno recibe, hay otro que lo paga. Aquí podemos presentar el melodrama desde varias perspectivas, pero hay un trasvase clarísimo de rentas de ahorradores y sector privado a Bancos (capitalización vía margen financiero) y Gobiernos. Se habla de fomentar el consumo, pero ¿Cuántos casos conocen de personas mayores que sus ingresos eran modesta pensión+ intereses de depósitos? Porque en esos casos, lo que se consigue es que tengan 200 euros menos para gastar todos los meses. Al final, una persona debe poder decidir si consumir o ahorrar, si gastarlo hoy o dentro de tres años, y eso es lo que se están cargando todas estas políticas tan aplaudidas por los mercados (vamos a ver el bonus de este año, que el que viene todos muertos) y por los políticos, que ven pocos motivos para evitar despilfarros. En términos financieros, estamos trayendo todos los flujos a valor presente, pero eso no significa que tengamos un Valor Actual Neto más alto. En las valoraciones nos apresuramos a rebajar la tasa de descuento de los flujos (el denominador) pero no asumimos que el numerador también tiene que disminuir, porque el dinero que hemos usado para recomprar acciones no lo hemos dedicado a nuevas inversiones que den réditos en el futuro. Si alguien tiene dudas sobre la viabilidad de la Seguridad Social y le bajan los tipos de interés, ¿Qué hace con su dinero? Porque ahora tiene que reservar mucho más todos los meses (otra vez menos consumo) si quiere llegar al mismo capital que tenía pensado hace apenas cinco años. El conflicto que auguraba Marx, como núcleo central de su tesis entre el proletariado y el propietario del capital, se ha convertido en un conflicto entre los político-burócratas que quieren poner más impuestos y el resto. La virtud del ahorro se ha transformado en un vicio de burdel. Nadie se plantea otras políticas, si a pesar del empleo del bazooka monetario, el PIB americano del primer trimestre (sí, ya sé que ha sido mala suerte y algo extraordinario que en invierno nieve) ha caído más de un 1%, sólo se piensa en no quitar los estímulos o volver a retomarlos. El que sólo tiene un martillo, lo único que ve son clavos.

Si analizamos la situación española, hay que estar muy ciego para no ver que se empieza a producir movimiento (15 minutos más todas las mañanas en llegar a la oficina) y que hay mucha más alegría. Hay datos que empiezan a boquear y salir de debajo del agua. No sabemos si serán flor de un día o estamos dando la vuelta a la tortilla. Datos positivos: el principal, que para crear empleo, ya no hace falta crecer por lo menos al 2%. Los 200.000 empleos creados en mayo, son los mismos que ha creado Estados Unidos con una economía doce veces más grande. Otra cosa es que 60.000 se hayan creado en ese sector novedoso y tecnológicamente avanzado que se llama construcción. El PIB crece al 0.4% que es positivo, pero la medida que a mí me gusta más es PIB-Deuda, y en ese caso hemos decrecido un 5%. ¿Que por qué? Para evitar riesgos de “alteración de las estadísticas”. Si no, si subiéramos el salario de todos los funcionarios en 8.500 euros, tendríamos un crecimiento del PIB del 3%, esplendoroso pero no veraz. Y si profundizamos en las cifras, vemos que el crecimiento principal ha venido por un incremento del Gasto Público superior al 4% (seguramente por gastos del año anterior traspasados a éste para cumplir objetivos de déficit), por que la inversión sigue en negativo y en cuanto subimos un poco el consumo, volvemos a mandar la balanza comercial a freír espárragos. Esto va mejorando, pero no podemos dejar que se vuelvan a convertir en minúsculos brotes verdes, porque espero que podamos competir de alguna forma más, que teniendo salarios 35% por debajo de la media europea y con tasas impositivas incautatorias. Supongo que debía de ser una pesadilla cuando oí a Montoro decir, que desde los organismos públicos ya se había hecho todo el esfuerzo. Debía de estar soñando, porque ese mismo día salían estadísticas que decían que en España había 400.000-500.000 políticos (1 por cada 115 habitantes) contra 100.000 políticos en Alemania (1 por cada 820 habitantes) y eso que también tienen 16 Länder.

Menos mal que llega un espléndido fin de semana, con sol y piscina. ¡Disfruten! Ya saben que el agua, tomada moderadamente, no le hace daño a nadie.

Buena semana

 

 

Julio López Díaz, 13 de junio de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: