Dumas

En una representación en el Théâtre Français de una obra de Soumet, Alejandro Dumas estaba en un palco con el autor de la obra. Vio a un tipo dormido en una butaca, y se lo señaló a Soumet diciéndole:

–          Este es el efecto de tu teatro en el público: ¡sueño!

Al día siguiente se ponía una comedia de Dumas, y los dos estaban en el mismo palco: Soumet vio a un tipo dormido en las butacas, lo señaló a Dumas y le dijo:

–           ¿Crees que tu teatro no da sueño? ¡Mira!

–          Te equivocas -dijo Dumas-. Este es el mismo hombre de ayer, que todavía no se ha despertado.

Dado el profundo sopor que se ha quedado en el mercado tras la última reunión del BCE y la de hoy de la FED, es un buen momento para pararnos y ver desde nuestra atalaya cómo está el mundo a través de cifras.

 Inflación. La última cifra de inflación americana se ha situado en el 2.1%, y la subyacente, que elimina los alimentos y la energía, se ha situado en el 2%; siendo los datos más altos de los últimos tres años en la primera de las medidas. La tendencia desde comienzo del año es moderadamente al alza. Con tipos de interés a corto al 0%, sólo invirtiendo a más de 7 años tenemos tipos de interés reales por encima de cero. Los precios de la gasolina se encuentran en máximos de 6 años, y los de los alimentos, si bien han subido en los primeros meses del año, en los mercados mayoristas se encuentran sensiblemente más bajos en la actualidad. La inflación en Europa está alrededor del 0.7%, y empezamos a ver para el caso alemán tipos de interés positivos también a partir del séptimo año más o menos. Si nos vamos al caso español tenemos tipos de interés reales positivos a partir del segundo año. Como vemos, diferenciales de casi 1.5 puntos entre Europa y Estados Unidos perfectamente explicados por el retraso de ciclo que lleva Europa. Europa ha afrontado unas importantes rebajas salariales para ganar productividad, que unido a la simple “ralentización” del ritmo de gasto del sector público, ha llevado a una contracción de la demanda que se ha trasladado a precios. Los salarios americanos están ya subiendo a tasas del 2.1% mientras que en Europa estamos con crecimiento cero.

Balanzas comerciales. En Estados Unidos, poco a poco está volviendo a crecer el déficit comercial. Antes de la crisis se encontraba por encima de los 60.000 millones mensuales, se fueron a 29.000 en 2008 y vuelven a acercarse a los 50.000 millones. Europa, en cambio, presenta superávits ya cercanos a los 15.000 millones. Aquí está la clave, en mi opinión, de porqué no cae mucho el euro. Otra cosa es el reparto por país de ese superávit, y en el caso español, aunque hayamos marcado máximo en exportaciones, cualquier repunte de la actividad interior, témome que va a disparar las importaciones y volveremos a tener un problema de déficit comercial. El saldo del turismo (alrededor de 35.000 millones de euros de superávit) seguirá ayudando a aminorar este problema.

PIB. Las estimaciones para el primer trimestre americano van ya por -1.8%, aunque el FMI todavía espera que acaben el año en el 2%. Permanentemente las expectativas se quedan por encima de lo que luego trae la realidad. En el caso europeo no hay crecimiento, y los países que crecen por encima del 0.4% están tocando fanfarrias y platillos. Según fuentes bien informadas el año que viene será mejor, independientemente del año en que estemos…

Desempleo. El desempleo americano se encuentra en el 6.3%, el alemán en el 6.7%, la media europea en el 11.7%. Son cifras positivas aunque cada vez hay más gente fuera de las estadísticas por su renuncia a intentar encontrar un trabajo. Las cifras de gente empleada no son tan boyantes, aunque países como Estados Unidos hayan vuelto a los niveles de empleados de antes de la crisis. La “calidad” de ese empleo también está más deteriorada que hace seis años. En el caso español, el dato positivo es que se crea empleo sin tener crecimientos por encima del 3% como antaño.

Vivienda. Es un sector que claramente sigue defraudando a todos los analistas, con ritmos de venta de casas al 50% de los que teníamos en el año 2006 en USA. Sí ha habido una ligera recuperación de precios, pero pienso que la parte de inversión mayorista ha sido muy grande. Caso aparte es el mercado londinense, con subidas estratosféricas. Mucha demanda mundial para un nicho muy pequeño. Ejemplos como éste veremos bastantes en los próximos años, con productos-sectores-países que funcionarán como refugio para inversores-sátrapas de todo el mundo. La teórica seguridad jurídica británica va a estar fuertemente primada. En el caso de la burbuja china, estamos viendo las primeras bajadas de precios “reconocidas” en los últimos dos años.

Bancos Centrales. Después de ver movimientos más o menos coordinados durante los últimos cinco años, empiezan a verse algunas diferencias. Estados Unidos va a seguir reduciendo sus compras de deuda mensuales y acabará a comienzos de otoño. El mercado no espera que comience a subir después. En Europa, tras la última reunión sigue quedando pendiente si se activa algún tipo de programa de compra de activos. Por el contrario, Gran Bretaña ya ha dado algún aviso de que podría empezar a subir tipos mucho antes de lo que el mercado piensa.

Toda esta mezcolanza hace que, como diría un castizo, el mercado tenga más hambre de rentabilidad, que el que inventó que la coliflor se podía comer. Tras las palabras de Draghi, el mercado asume que no hay apenas riesgo en periféricos y ha llevado los bonos basura a mínimos de rentabilidad histórica. Los depósitos bancarios seguirán a la baja, y nos encontramos con un paisaje inversor diseñado por el escenógrafo de Tim Burton. Las valoraciones de las acciones están, en términos históricos, bastante caras pero también es un escenario nuevo la “manipulación” de los tipos de interés por parte de los Bancos Centrales. Siempre que llegamos al final de un callejón así, nos asaltan las dudas de si nos encontramos delante de un nuevo paradigma que cambie los modelos de inversión. Lo único que veo claro es que las economías, de crecer, van a hacerlo de forma muy raquítica, y que veremos en algún momento el reflujo de todos los bazucas de estos años. Siguen sin solucionarse los desequilibrios, los Estados se ven incapaces de disminuir su gasto, el reparto de la riqueza es cada vez más extremo y las consecuencias de los cambios de estructura demográfica siguen sin ser asumidos.

En fin, como diría Woody Allen, ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Hay posibilidad de tarifa de grupo?

Julio López Díaz, 18 de junio de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: