Jomo Kenyatta

Jomo Kenyatta llegó a ser primer presidente de Kenia, desde 1964 a 1978. En un discurso, dijo: “Cuando los blancos vinieron a África, nosotros teníamos la tierra y ellos tenían la Biblia. Nos enseñaron a rezar con los ojos cerrados; cuando los abrimos, nosotros teníamos la Biblia y ellos tenían la tierra”.

Algo parecido está pasando con esta supuesta recuperación que los Gobiernos tratan de vendernos. Nueva semana de los mercados para no ir a ninguna parte. Lo único que ha cambiado es la brusquedad de los movimientos diarios, alternando subidas superiores al 1% con bajadas de la misma cuantía. Al final, es un reflejo del despiste generalizado de los jugadores que, por un lado, les da miedo la altitud de los mercados, y por otra parte, les da terror que el vecino gane más que ellos en una subida. Si analizamos técnicamente los mercados, los gráficos del índice alemán, por ejemplo, están reflejando la misma pauta que vimos en el año 2008 o en el año 2011. Llevamos un tiempo amplio de distribución lateral después de fuertes subidas. En ambos años, el mercado acabó despeñándose. En un mercado normal, yo le asignaría una probabilidad del 80% de caída superior al 10% en los índices. Lo que pasa, es que no estamos en un mercado normal, por la presencia los Bancos Centrales. Esto ya no es un mercado de inversores, sino un mercado en el que los principales jugadores son esos sospechosos habituales que no tienen cuenta de resultados, ni NAV, ni control de riesgos, ni control de pérdidas, como tenemos los demás. Todo este gazpacho nos hace seguir bastante fuera de los mercados como principal conclusión. Llevamos en esta situación casi ya cinco meses, pero los mercados tampoco han ido a ningún sitio. Seguimos aplicando la máxima de los mercados de no perder dinero (al menos intentarlo) mientras siga esta bruma escandinava presente. Y recalcando también otra cosa muy importante. En un escenario deflacionista, el cash es la mejor opción. Lo de perseguir activos caros porque “el banco no me da nada” ha sido la principal fuente de pérdidas de los últimos veinte años. Ármense de paciencia, porque el coste de oportunidad es cercano a cero. A un lado siguen todos los indicadores de crecimiento, deuda, desempleo, con una gran fuerza gravitatoria. Al otro lado sólo están los BCs en el papel de Atlas sosteniendo el cielo.

Se han publicado datos de la actividad del banco de Japón, que resultan muy curiosos. Como ya saben, el nipón es de los Bancos Centrales que les quitó la venda de los ojos a los defensores del libre mercado y se la puso como pañuelo kamikaze en la frente, revelando sin ningún rubor que intervenía también en los mercados de acciones. Después de haberse cargado el mercado de bonos, han ido a por el de acciones. Desde mayo el BOJ ha estado comprado su bolsa a través de ETFs de forma continua. En agosto, con las caídas, compró alrededor de 900 millones de euros, cifra que no parece muy alta si lo comparamos con otros mercados, pero que acumulado ya representa el 1.5% de toda la capitalización bursátil japonesa, siendo el segundo mayor tenedor detrás de la aseguradora Nippon Life. El siguiente paso que están dando es intentar cambiar las reglas de inversión del GPIF (Fondo de Pensiones del Gobierno), para aumentar las inversiones en renta variable. Yo sigo sin entender toda esta ansia por hacer subir de forma salvaje los precios de las acciones. No estamos hablando de acciones nuevas, estamos hablando de mercado secundario y acciones viejas que lo único que hacen es cambiar el propietario, no hay detrás ninguna nueva inversión productiva. Y ya se pueden imaginar quien se beneficia de ello.

La semana pasada, ahondando en lo mismo, tuvimos la primera subasta de dinero a largo plazo de forma gratuita para los bancos. Se pidieron 82.000 millones de euros contra una adjudicación estimada de 150.000 millones. Dejando aparte motivos “técnicos”, de que las peticiones era mejor hacerlas en la siguiente, lo que revela es algo que ya hablamos hace mucho tiempo, que no hay demanda de crédito (con devolución quiero decir). Pero no tengan ninguna duda, que los mercados y los Bancos Centrales seguirán insistiendo en lo mismo y no cejarán hasta intentar sacarle al BCE un Quantitative Easing de bonos soberanos. Todo el dinero recibido sigue yendo a estos bonos, haciéndole un front running (comprar antes un productito sabiendo que va a venir el primo de Zumosol detrás pagando un precio más alto) de caballo al banco central. ¿De verdad que alguien piensa que el principal objetivo de los Bancos Centrales es el crecimiento de la economía real? Entre todos estamos llevando a la economía a un callejón sin salida, en el que cualquier subida de tipos se llevaría por delante muchas apuestas especulativas de los de siempre (casi todas de carry trade), haciendo imposible el papel moderador de los BCs, haciendo casi imposible una subida de tipos en algún momento y convirtiendo en eterna la ayuda de los mismos.

Otro tema que me llama mucho la atención, es que todas las semanas desde hace seis años tenemos algún tipo de noticia relacionada con la manipulación del precio de los activos por parte de los bancos (algunos como RBS están en todas). La semana pasada, un juez federal de Manhattan emitió un auto acusando a los 12 mayores bancos de violar la ley antitrust, fijando precios y restringiendo la competencia en el mercado de Credit Default Swaps ($21 trillones americanos de mercado). Luego, con el tiempo, volverá a salir una noticia en la que se diga que “el Banco X ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía americana por el que pagará una multa de XXXX millones de dólares para no llegar a los tribunales”. Y esto siempre me plantea dos preguntas: a) si lo siguen haciendo, ¿no será porque la multa es una ínfima parte de los beneficios que obtienen con estas malas prácticas? Y b) Si yo soy un humilde mortal que ha sido el verdadero perjudicado porque tenía mi hipoteca ligada a un LIBOR manipulado, ¿el dinero de esa multa, por qué no me llega como compensación a mí? Hasta que no acaben en la cárcel todos estos personajes no avanzaremos lo más mínimo, y sólo alimentaremos la protesta popular de “Sólo hay dinero para los bancos”. ¡Este es el sistema tan idílico que tenemos! Necesitamos un fuego purificador que deje en hoguera de campamento lo de Sodoma y Gomorra. Y si ya quieren llegar al vómito, sólo tienen que leerse las noticias sobre el caso de Carmen Segarra, funcionaria de la FED que puso de manifiesto (le dio por grabar las reuniones), las conexiones entre la FED de Nueva York y Goldman Sachs. Verán las conexiones con España cuando llegan a la parte de la desestimación del caso por parte de la juez, casada con un abogado que trabajaba para los representantes de Dios en la Tierra. El jardín de los demás no es más verde que el nuestro.

Perdonen el calentón, pero maldeciré el día en que todas estas cosas me dejen indiferente. Recuerdo una frase de Ronald Reagan. “Una recesión es cuando tu vecino pierde su puesto de trabajo. Una depresión es cuando tú pierdes tu puesto de trabajo. Y recuperación es cuando Jimmy Carter pierde el suyo”.

Buena semana.

Julio López Díaz, 30 de septiembre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: