Miguel Ángel

El papa Pablo III le encargó a Miguel Ángel terminar de decorar la Capilla Sixtina con la escena del Juicio Final. A medida que avanzaban las obras, el cardenal Biaggio de Cesana se quejó formalmente al pontífice de que el artista estaba pintando desnudos a gran parte de los santos. Molesto, el artista se vengó pintando al cardenal en el infierno con unas inmensas orejas de burro, una nariz descomunal y una serpiente enroscada al pecho. De nuevo, el cardenal corrió a quejarse al Papa, y Pablo III que tenía un gran sentido del humor, replicó: “Si os hubiera enviado al purgatorio podría hacer algo, porque hasta ahí llega mi poder para sacaros. Pero en el infierno es imposible, de allí no se puede salir, hijo mío.”

Pues lo que nos ha demostrado esta última semana, es que el Papa italiano de Francfort no puede salvarnos siempre. Pero vayamos por partes.

Una de las cosas que me gusta ver, cada vez que se publican, son las encuestas del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Obvio la parte de las intenciones de voto y todo el tema de moda, que son las redes sociales y me centro en la parte económica y de “felicidad” de la gente. Y aquí las conclusiones me causan cierto estupor. Si miramos los telediarios, la prensa, los debates de tertulias o las charlas de ascensor, parece que nos encontramos próximos a algún cataclismo (si me releo mis epístolas semanales me pasa lo mismo), pero las encuestas no parecen decir eso. A los encuestados se les hace la pregunta de en qué medida se sienten satisfechos con su vida y tienen que evaluarla de 0 a 10, siendo el 10 el nirvana de la felicidad. Pues bien, sólo el 7.5% se evalúa por debajo de 5 y más de un 66% se evalúa con un notable como mínimo. Somos un país feliz a pesar de todas las desgracias que suceden, el desempleo, la corrupción, los problemas nacionalistas, etc. y estamos contentos con nuestra vida.

Pero lo que me parece realmente digno de reseñar, es la pregunta sobre la situación económica. A la pregunta de cómo ven la situación económica de España, sólo el 1,6% la califica de buena o muy buena, mientras que mala o muy mala contestan el 78.8% de los encuestados. Sin embargo, cuando se les pregunta por su situación económica personal, el 30% dice que es buena o muy buena, y es sólo el 22% el que dice que su situación personal es mala o muy mala. La diferencia de ambas encuestas es realmente reveladora. Se pueden sacar muchas conclusiones. Cuando la gente se pregunta cómo no hay más agitaciones en las calles con los niveles de desempleo que hemos tenido-tenemos, podemos tener aquí una respuesta. Otra conclusión que podemos sacar es que, si la gente se ve mejor que los demás, se puede mostrar más miedosa a perder el status que tiene y apoyar menos a “rompedores del sistema” de lo que la gente comenta. Digamos que realmente “no estamos tan mal” como para saltar el sistema por los aires.

Otro suceso de la semana que vuelve a poner de relevancia el carácter sociológico del homo-ibéricus. Cosas que pensaba que no volverían a suceder y vuelven a asomar. Nuevo chiringuito financiero que pilla a empresarios de Pozuelo garantizándoles rentabilidades superiores al 20% y se les lleva por delante ocho millones de euros. La capacidad de no aprendizaje del hombre alcanza cotas insospechadas. Pero lo que también me hizo gracia fue que los anuncios que aparecían a pie de página en la versión digital en la que leía la noticia eran estos dos: “¡Incremente su inversión! Invierta tan sólo 100 euros y apalanque su operación hasta 20.000 euros en el mercado Forex” y otro de “gane 3.000 euros a la semana operando con nosotros”. Y venían acompañados por el de “pierda 19 kilos en sólo dos semanas”. Y nosotros diciendo a los posibles futuros clientes que el tipo de interés libre de riesgo (el bono alemán a dos años) está al -0.07% antes de comisiones y que dar más de un 3% es una gestión extraordinaria. Me voy a ir comprando un plumero para limpiar las telarañas que nos van a salir en la oficina.

Desde la carta de la semana pasada se ha acelerado la caída de los mercados bursátiles al mismo tiempo que se han reducido los tipos de interés de los bonos a largo plazo, reflejando el miedo a una deflación y a una nueva bajada de las estimaciones de crecimiento en la economía mundial. Todo ello, combinado con la decepción de la reunión del BCE de la semana pasada, en la que ni se fijaron objetivos cuantitativos de las compras de ABS y cédulas ni se avanzó en la concreción de compras de bonos soberanos. Ya sabemos que a los mercados drogadictos les entra el mono en cuanto les falta el chute y la reacción demoledora no se ha hecho esperar. Además, ha salido a relucir la negativa de Alemania al quantitative easing, que ha venido acompañada del apoyo de algún que otro banco central como el holandés. En mi opinión, no hay el consenso suficiente para seguir dándole a la manivela y vamos a tener que dejar pasar por lo menos tres o cuatro meses de datos realmente malos para que oigamos algo distinto. Lo que no sabemos es si el mercado va a poder aguantarlo. El mercado alemán es el que está liderando las caídas, y hoy está tocando ya las zonas de soporte clave de 8.900-9.000 que tocó en agosto y que, de romperse, podría validar la estructura de hombro-cabeza-hombro bajista con objetivo 8.000 (11% de caída añadida) y que corresponde a los máximos de bolsa del año 2000 y del año 2007. El mercado llega un poco sobrevendido y se me antoja un poco difícil que lo rompa esta vez, pero hay que andar con mucho cuidado, porque aquí está todo el mundo hasta las trancas de bolsa con el mantra de “no hay otro sitio donde meterlo”, que se convierte en “¡qué seguro es el calcetín!” en cuanto empiezas a ver los números rojos en el extracto bancario de fin de mes. El mercado americano se está comportando bastante mejor, pero la ruptura del 1.900 tiene el problema de que rompe la tendencia alcista más pronunciada y la de largo plazo se encuentra en ¡¡1575!! El haber subido de forma tan meteórica tiene el problema de que no hay soportes relevantes hasta entonces. Ya sabemos que caemos en la sobrecompra y sobrevaloración del mercado cuando éste ya ha caído un 20% y nos preguntamos cómo no lo vimos antes, con lo claro que estaba. Todos los indicadores de gráficos mensuales tienen una pinta horrible y yo le asigno una probabilidad muy baja a ver nuevos máximos en los próximos seis meses. Este mes acaban ya las compras de la FED y tenemos que ver cómo reacciona el mercado. Aunque parezca sorprendente, en las ocasiones anteriores de finalización de compras, las caídas de bolsa no se anticiparon y comenzaron precisamente en la fecha en que cesó la intervención.

Otro factor a tener en cuenta, es que la última subida de finales de verano vino apoyada cada vez en menos valores, y además éstos fueron los más grandes. Hay que tener cuidado con los valores pequeños (y con los fondos que se han aprovechado de la subida de estos valores) por la iliquidez que hay ahora mismo. Es fenomenal cuando tienes dos millones de euros en un título pequeño y sólo comprando 100.000 euros más lo subías un 5%. Ahora, si viene de vuelta la ola, te pasa al revés: un simple reembolso del fondo y una venta de 100.000 euros tiene el efecto contrario. Y si no, que se lo digan a los valores de un gran fondo español, cuando además todo el mercado te hace front running de tus posiciones, anticipando que las tienes que vender.

En definitiva, mercados con mucho peligro, pero que han llegado a su primer soporte con cierta sobreventa a corto. Puede haber un poco de tregua por aquí, pero no olviden que el paisaje final sigue antojándose bajista. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y si puede, con alguna de las amigas de la piedra.

Buena semana.

Julio López Díaz, 08 de octubre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: