La patata

La patata tardó bastante en propagarse culinariamente por Europa. En Francia no la comían porque se había propalado el chisme de que provocaba la lepra. Tal maldición acabó cuando un ingenioso farmacéutico francés popularizó su consumo gracias a una ocurrente estratagema. Luis XVI había ofrecido en 1785 al agrónomo y naturalista Antoine Parmentier unos terrenos en Sablons para las plantaciones. Las matas cubrían los campos y el astuto agrónomo ordenó vigilarlas como si se tratara de auténticos tesoros. Todo el mundo se preguntaba que sería eso tan valioso que Parmentier cultivaba. A la caída de la noche, los soldados se retiraban y los parias parisinos se precipitaban a robar las patatas. Así, con un simulacro, se consiguió convertir el despreciado tubérculo en manduca de ocasión y a no mucho tardar en delicia culinaria. Para terminar con el marketing, Luis XVI hizo lucir a María Antonieta un ramo de sus flores durante una recepción.

Me pongo delante de la hoja en blanco, a unas escasas horas de lo que parece ser la madre de todas las reuniones del BCE y que va a acabar con el hambre en el mundo. El mercado ya ha dado por hecho que se va a proceder a la compra de bonos de gobiernos por parte de Draghi y ya sólo queda por dilucidar el tamaño y el grado de compromiso de los Estados respecto a los demás. Se da por hecho un importe mínimo de compras de bonos de 500.000 millones de euros y la duda que se mantiene, es si las compras las hará el BCE, o bien cada Banco Central comprará su propia deuda. Este hecho es muy importante para ver si se avanza en el concepto de mutualización de las deudas (la deuda es europea y responden todos) o seguimos sin avanzar en la integración y la unión bancaria se queda en nada. La clave, por supuesto, será como se reaccionará después, si seguiremos con la fiesta o si ya estaba todo descontado. La apariencia técnica ha cambiado de forma muy importante, mejorando radicalmente, sobre todo en lo referente a los índices europeos. Después de un período de distribución de casi un año, los índices se han colocado en la pista de despegue para iniciar un tramo importante al alza. Hay figuras de Hombro-Cabeza-Hombro con objetivos de un 10% por encima de los niveles actuales. Para ello tendría que no defraudar el BCE.

Eso sí, no esperen por ello una mejora del crecimiento económico. Yo sigo pensando que no van a servir para nada todas estas medidas, pero seguimos con la misma política, que si no funcionan es porque el tamaño de la impresión se queda corto. Y si se aduce que si no tienen evidencias del fracaso de estas políticas, la respuesta (imposible de comprobar por supuesto) es dónde estaríamos si no se hubieran implementado. Todo sea por contentar los vacíos y famélicos estómagos de los mercados. Pero con los tipos de interés prácticamente a cero, efecto práctico no habrá. Eso sí, aquel que haya pagado un punto básico porque el Tesoro alemán tenga depositado su dinero, ya le gana 14 puntos básicos, porque la gente ya paga 15 por el mismo hecho. ¡Ver para creer! Pero ya estamos curados de espanto. Mientras, la curva de tipos se sigue aplanando (se reduce el diferencial entre los tipos a largo y los tipos a corto), lo cual históricamente ha sido anticipo de crisis inmediatas, pero con tanta cosa fuera de lo normal, a lo mejor tampoco significa nada. A fin de cuentas, los beneficios de las empresas europeas han bajado un 7% desde el 2012 y las cotizaciones han subido un 50%.

Para los que me siguen desde hace ya algún año, saben que la última fase o apocalipsis final de estos mercados, vendrá cuando la gente deje de confiar en los Bancos Centrales, y un primer aviso serio lo hemos tenido con el Banco de Suiza. Durante el verano de 2011, en que se acababa el mundo y todo el mundo intentó refugiarse en Suiza, el franco suizo tuvo una considerable apreciación que lo llevo a la paridad con el euro. Para hacernos una idea, antes de comenzar la crisis en 2007, la relación estaba en 1.68 suizos por euro. Esto provocaba una pérdida de competitividad de sus empresas y para impedirlo, el SNB fijó un límite de 1.20 francos por euro, donde daría todos los francos que quisiera el mundo mundial y como regalo una muñeca chochona. Suiza se atiborraba de euros, ampliaba su base monetaria, y estos euros los invertía principalmente en bonos alemanes (la última cifra que he visto que mantenían en su balance es de 100.000 millones de euros) lo que también explica quién ha estado ayudando a llevar los tipos a 10 años hasta el 0.40%. Los alemanes, para las fiestas a lo mejor no son los mejores, pero para dejarles el dinero sí que lo parecen, la gente se fía de ellos. Esto ha seguido así hasta el jueves de la semana pasada (incluso en su última comparecencia de diciembre, el presidente del SNB dijo que no se iba a alterar esta política). ¿Qué les ha hecho cambiar de opinión? Pues básicamente (perdonad Paolo, Gianluca y demás amigos) que quien dirige el cotarro no parece alemán sino italiano. Y que le va a obligar a hacer una política monetaria que ni quiere ni necesita Suiza. Con lo cual, donde dije digo, digo Rodrigo, y que “¿dónde he dicho yo que se iba a mantener para siempre ese cambio?”. Consecuencias, y ahí es dónde viene lo divertido (obviamente no para los que estuvieran cortos de francos suizos). El franco suizo se revalorizó un 29% contra el euro en apenas media hora. Este movimiento, si lo llevamos a términos estadísticos ex ante, tendría una posibilidad de cumplirse una vez cada dos milenios, aproximadamente. Vivan los sistemas VAR y su tía la de Toledo. Un cisne negro a lo Rocco Sigfredi. ¿Por qué tan brusco? Varias razones, todas las cuales llevamos advirtiendo años y años: Confianza sin más en los bancos centrales (utilizo el franco suizo como moneda de financiación, ya que el SNB no va a dejar que se aprecie y todos mis trades los hago contra esa divisa); apalancamiento para tener retornos que la realidad no me da (muchos jugadores tenían ratios de apalancamiento superiores a cinco); y luego el ejercicio de stop loss, que desencadenan nuevos stop loss, hasta el infinito y más allá. Clientes con posiciones ejecutadas en mínimos (sí, fíjense, lo han firmado aunque no lo sepan) al no tener garantías suficientes, dos casas de brokeraje quebradas y muchos fondos macro que mandarán una cartita a fin de mes a sus inversores, jurando que no van a volver a comer en su vida chocolate y que han tirado el Rolex a la primera fosa séptica que han encontrado.

Hay otras derivadas: la bolsa suiza cae un 12% en dos días (si no se tenía cubierto el riesgo de cambio, los extranjeros han ganado dinero a pesar de todo), los tipos a 10 años de los bonos suizos se van al 0%, el tipo de intervención se sitúa en el -0.75%, y otra de mis favoritas: muchos prestatarios pillados en préstamos hipotecarios en francos (Polonia, sin ir más lejos, tenía más de un 40% de sus préstamos hipotecarios en esta divisa). Un clásico.

Todas estas medidas han favorecido al oro, mientras que el petróleo sigue sin rebotar. El gasto de capital de las empresas petrolíferas del mundo fue de 725.000 millones de dólares (un quantitative easing). Total ya ha dicho que lo va a reducir en un 10% para este año. Y algunas empresas americanas están recortando empleos (Schlumberger ha despedido a 9.000 empleados y Baker Hughes a 7.000). Los fondos soberanos (Noruega, países del Golfo) se habían doblado en tamaño gracias a la subida del precio del petróleo y eso ha empujado a muchos activos financieros. Si muchos de estos países no logran cubrir sus necesidades presupuestarias con el petróleo a 50 euros, tendrán que tirar de estos fondos para hacerlo y esto tendrá su efecto también en muchos activos.

Como ven, estamos en un mundo en el que la gente no sabe lo quiere, pero está dispuesta a todo para conseguirlo.

Buena semana.

 

Julio López Díaz, 21 de enero de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: