Chollo

Alguna vez, seguro que se han preguntado cuál es el origen de la palabra “chollo”. Un chollo es una ganga, una cosa apreciable que se adquiere a poca costa, muy barata. El origen de la palabra se lo debemos a un italiano que llegó a España a mediados del siglo XVIII de la mano de Carlos III. Este hombre, napolitano para más señas, se llamaba Cioglio y de ahí ha derivado la palabra. Pidió este hombre una licencia para poder poner sillas en las calles, en el recorrido de procesiones y desfiles, del tal forma que la gente pudiera sentarse cómodamente a ver lo uno y lo otro. Por supuesto, el italiano cobraba a cada persona por sentarse en una de sus sillas. Colocaba y alquilaba, para los diferentes eventos, miles de sillas, lo que le reportó un gran beneficio económico, consiguiendo así juntar una bonita fortuna.

Como la Bolsa ahora mismo. Como dicen los vendedores del Bazar de Estambul, “Las acciones están más baratas que en el Pryca”, “Señora, que me las quitan de las manos”.

Fin de semana de agitación mental y de planteamiento de valores. Primera noticia impactante: Varoufakis se declara seguidor del Atlético de Madrid. A partir de este momento, voy a perder todo tipo de objetividad sobre Grecia. Lo siento, pero me “ha ganado”. A partir de ahora, propondré el traslado de la capitalidad europea de Bruselas a Atenas. Visión de futuro que llaman algunos. Segundo terremoto intelectual. Visita a ARCO. Conclusión, las bolsas están realmente baratas y he encontrado una solución definitiva a mis problemas financieros presentes y futuros. Obra, “vaso medio lleno de agua” 20.000 euros. Mis párpados se graban a fuego con el símbolo del dólar, como al Tío Gilito. Llego a casa, asalto la vajilla y de forma alocada empiezo a llenar vasos a diferentes alturas y distribuirlos de forma poco estética por toda la casa. Quizá podía haber contratado a algún decorador de interiores, pero de momento pienso ahorrármelo en mi business plan. Al cabo de diez minutos he desplegado unos veinte vasos (aprovecho para quitar el marco con la fotografía de la suegra, la pasta es la pasta) y calculo que he aumentado mi riqueza financiera en 400.000 euros. Ríete tú del efecto riqueza de Bernanke. Ben es un puto junior. Siguiente paso, empaquetarlo todo bajo un vehículo con nombre sugerente, COH por ejemplo (certificado de obras hidráulicas) y en la próxima ronda que me lo descuente el BCE. Si encima en vez de vivir en Madrid, vives en Zaragoza, los inputs ahora son más baratos. Si no funciona, puedo poner más vasos.

El mundo está llegando a unos niveles de estulticia que son difícilmente sostenibles y algún responsable de banco central aparecerá en los libros de historia al lado de Pol-Pot. No hemos salido de una depresión y ya se empieza a vislumbrar la siguiente. Las burbujas, como el opio, producen una sensación de lo más placentera. Nos alejan de los dolores de la realidad y nos hacen sentir inexpugnables. El problema es que producen un posterior empobrecimiento, y sobre todo unos estragos morales. Como comentaba Von Mises, dejan a la gente desilusionada y abatida; cuanto más optimistas fueron bajo la prosperidad del boom, mayor es su sentimiento de frustración. El individuo siempre está dispuesto a ver cómo su buena suerte es propia de su eficacia y es una recompensa natural a su talento. Pero cuando la fortuna se da la vuelta, la culpa es de otras personas y sobre todo de las instituciones públicas y los políticos. Pero no se acusa a esas instituciones de haber propiciado el boom. Se les echa la culpa en el posterior colapso. Ahora lo generalizado es pedir más inflación y más expansión del crédito. Son las únicas herramientas. Una de las pocas cosas en que nos habíamos puesto de acuerdo en 2008, es que fueron las políticas de dinero fácil y crédito excesivo las que nos habían llevado a hacer malas inversiones, que luego se vinieron abajo y trajeron lo que trajeron. Se invirtió en terrenos donde a duras penas soportaban el sol los lagartos, no había caballos en el mundo para tanta demanda de coche potente… ¡Qué felices éramos! Nunca pensábamos que toda esa orgía tendría su Némesis. Y apenas seis años más tarde, volvemos a las mismas andadas. Está habiendo una incautación del ahorrador soterrada y además les dicen que hay un caldero con una poción mágica que les hace invulnerables; la toman y no hay nada que les detenga. Se les arroja a inversiones arriesgadas difícilmente sostenibles. A mí también Inditex me parece una buena empresa, pero pagar 36 veces sus beneficios me parece de locos. Abajo pueden ver un gráfico tomado de Zero Hedge que ilustra bien lo que está pasando. Tenemos tres líneas que representan la cotización de la Bolsa, la proyección de beneficios de las empresas americanas y un índice resumen de la macro americana. Mientras la bolsa no para de subir, los otros indicadores hace ya tiempo que se torcieron.

La economía financiera hace tiempo que va por libre. La historia nos dice que estas cosas se terminan por pagar. ¿Será esta vez diferente? Ya hemos visto otras veces que no “había más remedio” que comprar Bolsa y aquello acabó como el rosario de la aurora. Hay datos aterradores. No ha existido nunca antes un consenso tan grande en el mercado sobre la dirección del mercado. Se ha expulsado a todos los bajistas. La gente está confortable encima de una caja de bombas. Llevamos 543 bajadas de tipos de interés en el mundo desde 2008, y el crecimiento desde entonces ha sido la mitad que en los cincuenta años anteriores (y por el peso de China, cuyos datos son más falsos que el fuera de juego en un futbolín) y que está desembocando en una guerra de divisas que alimenta todavía más el fantasma de la deflación. El beneficio de las empresas no va a nuevas inversiones sino a la recompra de acciones (98.000 millones anunciados en febrero). En 2007, el circuito era dinero barato-hipoteca-inmueble. Ahora es dinero barato-deuda de las empresas-recompra de acciones. El volumen inyectado por los bancos centrales es muy similar al volumen de auto-compra de acciones. Muy provechoso para el directivo que tiene su remuneración basada en la cotización, pero lo que refleja es que las empresas no invierten porque no ven oportunidades. Y las bajadas de tipos, para el contribuyente, lo que significa es una menor cantidad de recursos presentes y futuros que comprimen todavía más el consumo por un tema de precaución. Las bajadas de tipos rebajan los defaults (el coste de oportunidad para el banco es muy bajo contra la alternativa de darse el palme en vena), lo que aumenta la sobrecapacidad y la deflación. Y los Bancos Centrales como la FED empiezan a ver que no hay salida para las políticas que hicieron, y no saben cómo darles la vuelta sin dejar pillados a todos aquellos que están entrando en modus desesperado en los mercados.

Como le pasó a Alfonso XIII en una ocasión, alabando las fiestas y engalanamientos de una localidad, recibió esta respuesta del alcalde: “Señor, hemos hecho lo que debíamos…, y debemos lo que hemos hecho”.

Buena semana

Julio López Díaz, 04 de marzo de 2015

Anuncios

3 comentarios

  1. JM Cantero · · Responder

    Has sido optimista alguna vez en tu vida, o siempre has sido tan negativo para todo.
    Saludos

  2. Julio lópez · · Responder

    Yo no creo que se trate de ser optimista o pesimista. Eso se lo dejo para vendedores de libros de autoayuda. Yo intento reflejar los datos que veo siempre desde la perspectiva de intentar aclarar los riesgos que tenemos.Los datos positivos ya tienen muchos voceros en política, medios y banca privada.De hecho no creo que nos hayamos equivocado mucho en macroeconomía en los últimos años ( excepto en el crecimiento de empleos en USA).

  3. Se suele confundir realista con pesimista, pero realmente un pesimista suele ser un optimista bien informado. Lo que sigo sin entender, es que bases solidas, que cimientos, ven los optimistas en el medio plazo para ver un futuro esperanzador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: