Pio Baroja

Una noche del 13 de mayo de 1904, el que sorprendió a todos los presentes que compartían tertulia fue Pío Baroja. Se estaba hablando de los españoles y de las distintas clases de españoles y el novelista vasco sorprendió a todos diciendo:

La verdad es que en España hay siete clases de españoles… sí, como los siete pecados capitales. A saber:

  1. Los que no saben;
    2. Los que no quieren saber;
    3. Los que odian el saber;
    4. Los que sufren por no saber;
    5. Los que aparentan que saben;
    6. Los que triunfan sin saber; y
    7. Los que viven gracias a que los demás no saben. Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos”  y a veces, hasta “intelectuales”.

Escribo ya instalado en nuestras nuevas oficinas de Orense 68 y tras un fin de semana con la primera de las muchas citas electorales que nos van a acompañar este año. La verdad es que pasar por un traslado de oficina te lleva a tener un roce con la economía real que viene muy bien para alejarse del mundo Matrix de los mercados financieros. En los mercados bursátiles, más allá de cómo se formen los precios, por lo menos tienes un precio de referencia y sabes dónde está la oferta y dónde la demanda. En esta semana hemos podido comprobar que eso no existe en la economía real. Si miramos el precio de la mudanza, hemos tenido presupuestos entre los 600 y los 2.400 euros. Si miramos el servicio de limpieza de la oficina, por las mismas horas, el abanico ha sido más reducido con un diferencial “sólo” del 100% entre la propuesta más baja y la más alta. Para el cambio del aire acondicionado la oferta más barata ha sido de una empresa de Valencia. Y luego, si se les ocurrió intentar reservar el día del padre para comer en un restaurante, le hicieron la cuenta de resultados a Telefónica. El run run de la gente de la calle y los atascos para entrar a Madrid revelan que se está viendo más alegría. ¿Es un efecto sólo en Madrid o sucede lo mismo en el resto de España? Donde desde luego se debe de estar viendo la recuperación es en Andalucía, donde después de 37 años siguen votando a los mismos. Ya duran más que Franco y se quedan sólo con la medalla de plata, tras la Unión Social Cristiana en Alemania, que ha ganado todas las elecciones desde la II Guerra Mundial en Baviera. Aunque me tienta, no voy a establecer gráficos comparativos de renta por habitante de ambas regiones. La lectura de los resultados es ciertamente curiosa. Al final, la conclusión que yo saco, obviamente caben muchas interpretaciones, es que el electorado andaluz es el más conservador de Europa, y el menos dispuesto a embarcarse en aventuras nuevas a cambio de lo que tienen. Tanto preocuparse por el paro y resulta que ésta no es la variable fundamental para decantar los votos. La gente se sorprende, pero nada mejor que ver la historia del sur de Italia tras la II Guerra Mundial para comprobar que el modelo se repite. Es una dinámica independiente de la tendencia política del que esté en el poder. En Andalucía es el PSOE y en Italia la democracia cristiana. De hecho, el Estado republicano que surgió tras la guerra tenía una función muy similar al de su predecesor fascista, del que había heredado la mayoría de sus funcionarios. El papel de Roma consistía en proporcionar empleo, servicios y bienestar a los muchos ciudadanos para los que constituía el único refugio. Quienquiera que controla la Junta, se encuentra en una posición idónea para dispensar favores, directa e indirectamente.  La gente busca seguridad y no tanto cambiar las cosas. Desde el punto de vista del “homo económicus”, el sistema es a todas luces poco rentable y totalmente perjudicial para la iniciativa privada, pero el propio sistema coarta cualquier intento de salir del bucle, la gente se encuentra con pocas alternativas y todo pasa por una “concesión” de la administración. Vamos a ver hasta donde se estira el chicle. Luego, también es un buen toque de atención para el partido en el Gobierno, de que todo no es la prima de riesgo o una décima más o menos de crecimiento del PIB. La empatía es también importante y hay que pisar más la calle. En la pirámide de Maslow, se crecía a partir de que se iban cubriendo distintas necesidades. Cuando la economía deja de caer, la gente empieza a mirar más allá de la misma y requiere más cosas.

En estas dos semanas he estado presente en varios foros de inversores y me ha servido para compilar cuál es el sentimiento del mercado. Respecto a mi pensamiento base de que estamos en una situación muy similar a la que nos llevó al crash de 2008, algunos, sin falta de razón, me han señalado algunas diferencias. Primero, la situación del sistema bancario es muy distinta. Su nivel de apalancamiento es muy inferior al de entonces, han hecho mucha limpieza de activos durante estos siete años y su nivel de transparencia es mucho mayor. Totalmente de acuerdo. Los bancos tienen mucho menos riesgo sistémico que en 2008, y el riesgo que yo le veo, efectivamente, es más un riesgo para sus accionistas a medio plazo que para los deudores. No sé de dónde van a sacar los beneficios en los próximos años con ese menor apalancamiento, con una pendiente de los tipos de interés ínfima y con unos costes de estructura superiores al precio del dinero. Si a eso le unimos el abandono de muchas operaciones por cuenta propia en los mercados y la aparición de más bancos en la sombra, les deja en una posición complicada a medio plazo, una vez salgan a la luz los beneficios por la subida de precios de activos y la des-dotación de provisiones. En diez años va a haber un auténtico vuelco del concepto que teníamos de lo que era un banco. La segunda apreciación general es que las cotizaciones de las acciones están bastante caras, pero el miedo de la industria es vender y tener que volver a comprar más caro. Esto pasa también en la renta fija. Todo el mundo piensa que es insostenible, pero la historia de intervención de los bancos centrales les hace pensar que están mejor dentro de la fiesta con todo el mundo, que ser los más listos y pasar frío fuera. Hay un sentimiento generalizado también de estar en bolsa europea frente a la americana. Yo aquí, tengo ya mis reparos, después del movimiento tan brutal desde principios de año. El mercado ahora mismo está descontando que los beneficios medios subirán entre el 30 y el 40% en Europa en este año. Llevamos cuatro años que esta esperanza es la misma al principio de cada año y luego termina por decepcionar. Yo creo que mucha parte de esa ganancia va a depender de que el dólar siga fuerte. Tengo bastantes dudas de que lo podamos mantener. Los mercados están bastante sobrecomprados, pero sin señal de venta. El IBEX ha roto su macro-resistencia de los últimos cinco años y por técnicos puede irse hasta casi los 13.000 puntos. Para mí, ya saben que es insostenible desde el punto de vista fundamental, pero ya hace tiempo que dejé de pensar que los bancos centrales razonaban y mientras den a la manivela, el desequilibrio oferta-demanda de títulos tiene un papel fundamental. Lo único que puede hacer caer las bolsas, y ya sé que suena raro, es que la economía crezca y que las empresas destinen su dinero a inversiones en lugar de llevarlo al mercado para recomprar sus acciones. Hemos comprobado en la última semana, que en cuanto han vuelto a divisarse datos económicos malos en USA, el mercado ha subido por desaparecer las expectativas de subidas abruptas de los tipos de interés por parte de la FED. Lo malo es bueno para las Bolsas. Seguimos en un juego en el que hemos visto todos los efectos bonitos pero del que todavía no sabemos cómo salir. Muchos gurús hablando de 1937 y de las consecuencias negativas que tuvo una pronta subida de tipos de interés (cayó la bolsa un 50%). Ya saben mi opinión de que va a resultar imposible (permítanme la hipérbole) subir tipos de interés sin que se venga abajo el castillo de naipes. Estamos en un mundo en el que desgraciadamente no hay muchas ganas de invertir (sigue habiendo exceso de oferta de producción) y todo el dinero se queda en los mercados.

Al final no sabemos lo que queremos, como decía un amigo mío: “he tenido muy mala suerte con el matrimonio, mi primera mujer me dejó y la segunda no”.

Feliz semana

 Julio López Díaz, 25 de marzo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: