Elecciones municipales

Hierón II de Siracusa fue un tirano que vivió entre el 306 y el 215 a.C. y que desprendía un mal olor horrible debido a que sufría de ocena, una enfermedad de la nariz. Como decía, nadie se atrevía a hacerle saber que era un martirio estar a su lado por la fetidez que desprendía, hasta que un día lo visitó una mujer extranjera, que sin mucho tacto le dijo:

– “Hueles. Y es tal la fetidez que no resulta soportable estar a tu lado.”

Lejos de enfadarse con ella y castigar a la mujer, algo que todos suponían que haría, le agradeció su sinceridad y con quienes se encaró fue con aquellos que le rodeaban habitualmente, preguntándoles por qué no le habían puesto al corriente del problema. Entre los cercanos, lógicamente, estaba su esposa, a la que se dirigió directamente, aunque ésta tuvo unos reflejos rápidos y respondió con una frase que casi parece preparada para dicho momento:

– “Mi señor, nunca me he acercado a otro hombre que no fuerais vos, por lo que pensé que vuestro olor era el natural en todos los hombres”.

Una sensación que parecen tener algunos de nuestros líderes políticos, que se asombran cuando las realidades de los votos electorales empiezan a materializarse y empiezan a caer en la cuenta de que las cosas que ellos pensaban que eran importantes, no lo eran tanto y que nadie les había contado cuál era la verdadera situación. La anosognosia es el nombre científico para designar a quienes se niegan a querer saber lo malo. El mercado sigue afectado por el tema griego y la posible subida de tipos en Estados Unidos, a los que se ha venido a unir el resultado de las elecciones municipales y autonómicas en España. La verdad es que la respuesta de los mercados no ha sido para nada demasiado traumática, y las caídas de bolsa y la subida de la prima de riesgo han sido bastante comedidas. Lo que sí puede derivarse de los resultados, es que hay casi tantas interpretaciones como votantes. Los antiguos sacerdotes egipcios se arrogaban la exclusividad de conversar con los Dioses. Eran los transmisores de su voluntad. Ahora, los modernos augures son los miembros de todos los partidos políticos, y los dioses de la antigüedad han sido transformados en un único dios, al que llamamos “Pueblo”. “El Pueblo ha hablado y ha dicho que quiere un giro a la izquierda”,   “El Pueblo ha elegido que la primera fuerza política sea el PP”, “El Pueblo…”. En fin, parece que este nuevo Dios habla muchos idiomas o que los traductores juegan al teléfono escacharrado e interpreta cada uno lo que quiere oír. Y es que, como las profecías de Nostradamus, los mensajes son lo suficientemente confusos para poder interpretar una cosa y la contraria. La frase más repetida, hasta la saciedad, es “el votante no perdonaría que ahora se empleara su voto para pactar con X”. Si le ha pasado como a mí, y ha conversado con sus amigos, verá que gente que ha votado a un mismo partido, quiere que se haga con su voto cosas muy distintas. Los que han votado a Ciudadanos, por ejemplo. Tengo casos de gente que dice, “yo no le he dado mi voto a Ciudadanos para que ahora se alíe con el PP”, o por el contrario “ yo no le he dado mi voto a Ciudadanos para que ahora se abstenga y deje que gobierne una entente entre Podemos y PSOE”. Gente del PSOE que prefiere aliarse con el PP, y gente que quiere repetir una especie de Frente Popular de izquierdas. Gente de Podemos que quiere tocar poder y aliarse con una parte de la antigua casta, y gente que no. Un lío, vamos. El panorama no está para nada claro. El PP dice que sigue siendo la fuerza más votada, pero eso, si lo llevamos a términos futbolísticos para que nos entendamos todos, es como si tuvieras una posesión del balón del 80% y no hubieras tirado a puerta, mientras que el contrario en su único ataque a portería, en el último minuto de partido, ha sido objeto de un penalti que tiene que lanzar ahora.

 Y además la gente se equivoca al intentar extrapolar estos resultados a lo que podrían ser las generales del próximo invierno, y ahí es donde entra la aportación de ese gran jurista, aunque no siempre estimado, que fue el belga Victor D´Hondt. Su fórmula electoral es la que empleamos en España para convertir los votos en escaños, y es un sistema de los menos proporcionales y de los que más favorecen a los grandes partidos. Mucha gente piensa que favorece a los partidos nacionalistas, pero a quien realmente favorece es a los grandes partidos y a quien realmente perjudica es a los terceros y cuartos partidos que se presentan a nivel nacional. No voy a aburrirles con su fórmula, pero es un sistema que produce grandes distorsiones y está basado en sucesivas interacciones escaño por escaño, en el que para asignar cada nuevo escaño, cada partido que ha sido agraciado ya con un escaño anterior, necesita cada vez menos votos residuales para lograr uno nuevo. Yo, como me aburría este lunes de mercados semicerrados, me puse con la hoja de cálculo, provincia por provincia y me salían unos datos curiosos. Primero, que a pesar de su hecatombe, el PP obtendría entre 137 y 144 escaños (un poco de mi cosecha, porque elimino directamente muchos partidos que sólo se presentan a nivel municipal sin meterme a analizar si representan a votantes de uno u otro partido en las nacionales). Con lo cual le faltarían “sólo” 31 escaños para una nueva mayoría absoluta. Que Ciudadanos, si lo extrapoláramos a nivel nacional, obtendría apenas 9-10 escaños. Y Podemos se quedaría entre 25-27 escaños. Admito por supuesto réplicas, si algún lector más avezado que yo lleva haciendo el mismo pasatiempo desde hace más tiempo, aunque hablando ayer en una reunión de inversores con un político de toda la vida me comentó que no iba para nada desencaminado. Al existir circunscripciones tan pequeñas, se da la realidad de que opciones que obtengan un 10% de los votos tengan una representación en escaños igual a cero. O el caso extremo de Soria, donde sólo se reparten dos escaños (por supuesto, en las anteriores elecciones los políticos nacionales ni se pasaron por ahí) que se reparten como buenos hermanos las dos principales fuerzas políticas, aunque tengan un 55%-31% como en las anteriores generales. O sea, que mucho fin del bipartidismo pero en el próximo parlamento, la probabilidad más alta es que entre PSOE Y PP vuelvan a sumar más del  75% de los escaños.

Mientras tanto Grecia, un día sí y otro también, nos da muestras de la capacidad de maniobra que tiene un país frente a sus necesidades financieras. La solución parece que se acerca cada día si hacemos caso a la parte griega y no tanto si oímos a los alemanes. Todas las noches el telediario griego, antes de la carta de ajuste, acaba con la frase “el pacto está cerca”, que recuerda aquella frase de Catón el Viejo con la que terminaba todos sus discursos “Delenda est Carthago” (Cartago debe ser destruido). La perseverancia puede tener sus frutos, y seguramente se llegue a un acuerdo que no se alejará mucho de una nueva patada para adelante. Los mensajes interiores del gobierno griego, suenan a bravuconadas de matón de taberna en el resto del mundo y deberían servir como aviso a navegantes para utópicos irredentos. La salida es que el gobierno griego se la va a envainar de forma indecorosa, y que un noventa por ciento de las cosas prometidas para ganar las elecciones va a quedar en agua de borrajas. Los números siguen sin salir, y el esperado superávit primario (diferencia entre gastos e ingresos del país sin tener en cuenta el pago de intereses) vuelve a estar en números rojos, lo que en román paladino significa que no cubro mis gastos mensuales sin ayuda externa, aunque deje de pagar toda mi deuda. La bajada de pantalones de Syriza va a ser monumental, y va a dejar en entredicho todas las exclamaciones con tintes románticos de decir que lo que mandan son los votos. Es lo que hay, y cualquier intento de mejorar las cosas tiene que partir de un correcto acercamiento al funcionamiento de las cosas. El choque con la realidad es una auténtica ducha de agua fría. Dentro de unos días tiene el próximo pago de intereses del préstamo del FMI, y los mensajes de la última semana siguen siendo los mismos. No lo pueden pagar. Pero cuando una vez más se acerque la fecha límite, encontraremos alguna pequeña grieta que demore ese pago a septiembre, luego a octubre, etc. Ya el último pago de préstamo al FMI lo hizo contra sus reservas en el propio organismo. El caos griego no ha dejado de aumentar y presenta el problema de decir yo no cumplo mis obligaciones como estado, pero tú sí tienes que cumplir tus obligaciones como contribuyente. La famosa asimetría. Al final, lo único que se hace es pensar en el próximo pago, el próximo mes, las próximas veinticuatro horas, pero nadie piensa en cómo puede conseguirse una economía estable en Grecia. ¿De dónde va a sacar los ingresos? ¿Realmente Grecia reúne las características necesarias para atraer capital?

De todas formas, no tengan en cuenta todas estas premisas a la hora de enfrentarse a los mercados financieros. El flautista Draghi de Hamelin sigue entonando su melodiosa canción y todos siguen en fila india tras sus notas. 60.000 millones de euros mensuales siguen siendo una azucarada tentación. Todo bajo control.

Como decía Bukowski, “Si ocurre algo malo, bebes para olvidar; si ocurre algo bueno bebes para celebrarlo; y si no pasa nada, bebes para que pase algo”.

Buena semana.

Julio López Díaz, 28 de mayo de 2015

Anuncios

4 comentarios

  1. santiago · · Responder

    Como siempre, un placer leerle. Le adjunto la noticia que leí en su día sobre las generales, como le decía su inversor, sus cálculos van bien encaminados…

    http://www.eldiario.es/europeas_2014/Grafico-quedaria-Congreso-elecciones-generales_0_264224234.html

  2. julio lopez · · Responder

    Muchas gracias Santiago.Un detalle que todavía falta de valorar es el cambio de voto en algunas comunidades entre elecciones locales y nacionales que se ha dado tradicionalmente.

  3. Jose Maria Cantero Guibert · · Responder

    Enhorabuena J.Lopez esta vez no te ha salido tu vena pesimista, y tendre un fin de semana tranquilo.
    Saludos

    1. julio lopez · · Responder

      Jaja, entonces es que me he expresado mal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: