Millet

El Angelus de Millet representa a una pareja de campesinos rezando en un campo de trigo junto a aperos de labranza y un cesto de patatas. Cuando se analiza el cuadro con rayos X, se descubre bajo el cesto de patatas un niño en un féretro. Cuenta Millet en sus memorias que tras pintar al niño muerto, un amigo le aconsejó cambiar de tema porque era demasiado triste y no encontraría comprador, de manera que cubrió la primera imagen con el cesto de patatas. Salvador Dalí ignoraba esta historia, pero vivió tan hechizado por ese cuadro que lo pintó sesenta y cuatro veces a su manera, como una sucesión de remakes. Dalí era el segundo hijo de sus padres, su hermano mayor murió tres meses antes del nacimiento del pintor y sus padres le pusieron el mismo nombre del hermanito muerto y lo comparaban con él continuamente. Durante toda su vida Dalí hizo el payaso para desmarcarse de aquel angelito pequeño y enterrado. La pintura expresa sus obsesiones originadas por ese trauma de la infancia. Su vida fue una búsqueda constante de su verdadera identidad. La muerte de su hermano lo marcó el resto de su vida. Decía que en sus pinturas lo mataba, así se sentía vivo.

En los mercados llevábamos mucho tiempo oliendo a fiambre, pero las pinceladas gruesas y espesas de los Bancos Centrales han hecho esperar al rayos X chino para ver lo que había debajo.

Por hacer un resumen visual, adjunto un cuadro con los rendimientos de las bolsas durante el mes de agosto.

BOLSAS DESARROLLADAS 31.07.2015 31.08.2015 Diferencia
DAX ( Alemania) 11309 10259 -9,28%
Eurostoxx 50 3600,5 3269 -9,21%
IBEX 11180 10259 -8,24%
Nikkei 225 20585 18890 -8,23%
S&P 500 2103,8 1972 -6,26%
EMERGENTES (ETFs)
RUSIA 23,55 21,84 -7,26%
TURQUÍA 45,64 39,84 -12,71%
INDIA 15,19 13,575 -10,63%
BRASIL 12,36 10,34 -16,34%

El cuadro no refleja del todo claramente lo sucedido, porque si hubiéramos cogido los precios del lunes pasado nos encontraríamos que las pérdidas se habrían doblado. Las dos causas más argumentadas por los expertos han sido los problemas en China y la subida de tipos de la FED. Cuestiones éstas que no dejan de ponerme ojiplático, como si el mercado de repente se hubiera levantado una mañana, tras una noche agitada, y pusiera en duda las cifras de crecimiento chino o pensara los riesgos que genera la subida de tipos en USA. No son temas nuevos, sino que están más que sobados, pero los mercados funcionan así; dejan pasar los temas como si no fuera con ellos y reaccionan luego de forma totalmente desmesurada (o no…) La clave que nos interesa es qué va a pasar a partir de ahora y aquí me surgen a vuela pluma una serie de cuestiones que hay que resolver.

En primer lugar hay que tener cuidado con los que gritan la oportunidad de compra que tenemos por delante, que si estamos en el minuto cinco de un mercado mega-alcista y demás titulares. Son gente que ya tenía un 100% de su cartera con los mercados un 15% más arriba, y no son importantes para el discurrir del mercado. Lo único que pueden hacer es vender. Hay que prestar atención sólo a aquellos que habían vendido, o tenían bastante infraponderada su cartera, que son los que pueden actuar.

En segundo lugar. El mercado, en los últimos seis años, está habituado a presenciar vueltas en V, es decir, caídas muy pronunciadas y poco duraderas, seguidas por recuperaciones rápidas que iniciaban una nueva pata al alza. Obviamente, en nuestra profesión hemos aprendido a no descartar nada, pero en mi opinión, esta vez puede ser distinto. Si el mercado no recupera de forma rápida, lo más seguro es que presenciemos un nuevo intento bajista durante el mes de septiembre. Un movimiento de caída del 10% puede parecer mucho, pero hay que recordar que el S&P 500 viene de 666 y ha hecho un máximo en los 2135. Ha perdido 160 puntos de los 1469 que había subido, y no olvidemos que la línea de tendencia pasa por los 1570.

En tercer lugar. La altísima volatilidad intradiaria de los índices. Esto complica mucho la operativa, ya que hemos visto movimientos que no veíamos desde 2008. De hecho, una de las cosas que nos pueden llamar la atención de la recuperación de esta semana, es que la recuperación en precios no ha venido acompañada por recuperación en el índice VIX de volatilidad. Si nos vamos al mercado de commodities, estamos presenciando de forma alucinada lo que está pasando en el mercado del petróleo, que después de haber caído un 18% hasta el viernes pasado, termina el mes en positivo. Esta volatilidad es difícilmente soportable por parte de los profesionales, pero para los minoristas supone un movimiento de alejamiento definitivo.

Cuarto lugar. El papel de los Bancos Centrales. El papelón que tienen por delante es morrocotudo. El Popular Bank of China ha empujado a sus ciudadanos a meterse como locos en una bolsa sobrevalorada y se ha encontrado de bruces con la realidad de los mercados. Acostumbrados a mandar en todo, fijar precios y políticas y en definitiva ser obedecidos, el baño de realidad les ha achicharrado un poco la piel. El 80% de las órdenes de mercado provenía ya de los particulares, que además habían recurrido a préstamos poniendo como garantía sus propias casas. Todos los intentos de hacer creer al mundo que el mercado chino era un mercado libre, donde se podía invertir con tranquilidad, han saltado por los aires. Total, inviertes un día y cuando vendes, puedes acabar en la cárcel por manipular los precios, pues animar no parece que anime mucho. Hasta ahora los Bancos Centrales han recibido los parabienes de todo el mundo, que han aplaudido su forma de actuar. A mí, me recuerdan mucho a todas esas placas que tenemos por todos los municipios de España anunciando la apertura del polideportivo tal, siendo alcalde fulano. ¡Qué fácil es gestionar con las arcas llenas! Los mercados vuelven a mirar con desesperación, pidiendo alguna medida nueva  de ayuda, pero los Bancos empiezan a jugarse su credibilidad, y esto es más importante a largo plazo que contener una caída de precios. No pueden seguir dependiendo sus actuaciones de los mercados y deben mirar a los datos económicos de la economía real. Además, cada vez más estudios estadísticos ponen en entredicho que las medidas de expansión cuantitativa, más allá de ayudar a subir los precios de los activos, tengan un beneficio para la economía. También hay que poner en cuarentena la política de forward guidance. Es increíble la zozobra que provoca que se vayan a subir o no 0.25 puntos los tipos de interés y si va a ser en septiembre, en diciembre o el año que viene. El seguimiento enfermizo por parte del mercado de cada arqueamiento de ceja de un miembro de la FED empieza a ser contraproducente.

Quinto lugar. El posible cambio de posicionamiento de muchos jugadores de mercado. Hasta ahora hemos visto que los flujos compradores en las Bolsas han venido principalmente de tres lados. La más importante, sin duda, ha sido la recompra de acciones de las empresas. Ya vimos como en 2008 hicieron máximo de volumen justo antes de comenzar la caída, y se secaron con posterioridad. Las últimas compras se han efectuado a precios significativamente superiores a los actuales. También empiezan a circular estudios, poniendo en duda que este tipo de prácticas beneficien a la gestión de las empresas que lo hacen, respecto a las que no. Los segundos grandes compradores han sido fondos soberanos de países emergentes. La caída de exportaciones de estos países disminuye estos fondos, e incluso pueden vender para mantener compromisos de gastos sociales y de inversión dentro de sus países. No afecta sólo a las bolsas, ya hemos visto que el Banco de China está vendiendo deuda americana. El tercer grupo era un tipo de inversor ajeno a las bolsas y con un sesgo muy conservador , cuyo producto tradicional era el depósito bancario, que se ha visto ”obligado” a invertir parte de su patrimonio en acciones, bien directamente, bien a través de algún fondo. Suelen ser fondos, teóricamente con casi el 90% en renta fija y un 10% en renta variable. La parte de renta fija tiene tipos por debajo de las comisiones que cobran las entidades con lo cual es imposible que se revaloricen y la parte de renta variable parece que no siempre sube.

Sexto lugar. Motivos técnicos. Llevamos desde Atapuerca avisando de los riesgos de las posiciones apalancadas y lo que pasa cuando los mercados se giran. Muchas de las posiciones vendidas el lunes pasado fueron ventas obligadas de este tipo de posiciones. Aquí no se mira si el mercado tiene buenas perspectivas o se le ha ido la olla. Se ejecutan y punto. También hay que ver los fondos que ahora están largos, pero que pueden darse la vuelta si cambia la tendencia, como es el caso de los CTA. JP Morgan estimaba esta semana que este tipo de fondos acumula activos por 350.000 millones de dólares y que a los precios actuales podrían tener que vender 100.000 millones para empezar. Las posiciones de gamma negativa (vendidas de put) también son bastante insensibles a los precios y tratan de proteger su delta vendiendo futuros.

Total, que el mercado sorprendido. Me recuerda el chiste “¿Y dice que soy estéril? ¿Y que ya lo era en el 98 cuando vinieron los gemelos? ¡Joder, a ver cómo le digo a mi mujer que los hijos no son míos!

Buena semana

 

Julio López Díaz, 01 de septiembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: