San Marino

Los alemanes invadieron la pequeña República de San Marino, cuando el ejército nazi ocupó militarmente Italia tras la caída de Mussolini. Cuando los Aliados fueron liberando el territorio italiano desde el sur hasta el norte, San Marino también se liberó del invasor, lo que aprovechó el gobierno de este minúsculo país para declarar formalmente la guerra a Alemania. Sin embargo, el ejército alemán rechazó el ataque aliado y consiguió recuperar terreno, por lo que las autoridades de San Marino ofrecieron de inmediato la rendición, pero en este caso dejaron de un lado las formalidades diplomáticas y lo hicieron por teléfono. Cuando los alemanes se vieron forzados a continuar con su retirada, la pequeña república volvió a declararles la guerra.

La FED está siguiendo milímetro a milímetro a la diplomacia sanmarinense, y en función de para donde vayan las tropas, cambian de idea. Yo creo que empiezan a tener unas ganas locas de subir tipos, pero deben encontrarse con unas condiciones tan especiales, que es casi imposible encontrarlas en la realidad. No es lo mismo recibir los aplausos de los mercados, que meterles un dedo en el ojo, y en este nuevo papel es donde se van a ver las verdaderas cualidades interpretativas de los actores, y si tienen una verdadera variedad de registros.

El jueves pasado tuve un sueño de lo más gratificante. Me imaginaba que era el juez Haywood, (el juez interpretado por Spencer Tracy en Judgment at Nuremberg, traducida en España como ¿Vencedores o vencidos?) y que delante de mí estaban los cuatro jueces acusados de crímenes durante el nazismo. Lo maravilloso y orgásmico del sueño, es que en lugar de Burt Lancaster, en el banco de los acusados estaban Greenspan, Bernanke, Draghi y Yellen. Me encontraba en el momento cumbre, cuando el juez alega si los jueces nazis eran conocedores o no del exterminio que estaban realizando. Desgraciadamente, me quedé sin respuesta al sonar el despertador. Luego, ese poderoso afrodisíaco onírico se dio de bruces con la realidad intervencionista de Draghi a las pocas horas. Me embargaron distintos tipos de sentimiento, al principio un sentimiento de tristeza, al ver cómo empezaba de nuevo el día de la marmota, un sentimiento sólo comparable con hacer una compra gourmet en Mercadona. Luego, ese sentimiento se vio adelantado por la izquierda y con pérdida de puntos, por una indignación desatada. Y no fue sólo por las palabras de Draghi, sino por ver nuevamente cómo reaccionaba el mercado, como si no hubiera aprendido nada de todas las laceraciones vividas en el verano  (claro, que también se puede decir que el que no aprende nada es el que piensa que esta vez va a ser diferente y no vamos a volver a tener una nueva vuelta en V). Y encima, cuando oyes a algunos calificando a Draghi exclamando ¡Qué maestro! ¡Qué poderoso! se te caen todos los palos del sombrajo. Pero vamos a ver, ¿contra quién ha empatado este señor? ¿Sus políticas han conseguido un crecimiento vigoroso y equilibrado en Europa? ¿Hay algún detalle lúcido en la economía real, más allá de crear la mayor burbuja financiera de la historia? ¿Ha conseguido al menos los objetivos de precios pretendidos? ¿Ha conseguido reducir la volatilidad y el riesgo en los mercados? ¿De verdad seguimos pensando que la política monetaria nos puede sacar del lío en el que estamos?

Vamos a ver, teóricamente lo que se pretende es evitar una deflación que ellos mismos han motivado anteriormente; primero por aplicar políticas de tipos de interés bajos, que llevaron a inversiones totalmente ruinosas y luego por evitar los ajustes que deberían llevarse a cabo para evitar que toda la sobrecapacidad creada nos llevara a donde estamos. Tienen la hoja de Excel que dice que si en la casilla B1 ponen X, en la casilla C2 nos sale la inflación que queremos, en la D4 el crecimiento del crédito y en la H80 la tasa de desempleo. Si les dices que no “salen” los números que dicen, no revisan la fórmula, se limitan a toquetear una y otra vez la misma casilla B1. Queremos que fluya el crédito, ¿pero no han visto el nivel de reservas bancarias? ¿No ven que el dinero vuelve todas las noches a Fort Knoxx? El caballo está con la barriga llena y no quiere beber más, de la tripera que tiene. La realidad es que se mantiene una cantidad masiva de deuda, cuyo espejo es una cantidad masiva de activos que representa la riqueza de otros. No estamos ante un tema económico. Estamos ante pura política. Una política que ha decidido favorecer a los endeudados, a los gobiernos, a los propietarios de viviendas y a los especuladores apalancados, y que los paganinis sean los ahorradores, los asalariados y los negocios que se crean con capital propio de los emprendedores. Una política que lleva al absurdo de tener los tipos de interés cada vez en cifras más negativas (si miran la deuda suiza a 2 años, está en el -0.90%, la sueca en el -0.50% o la alemana en el -0.35%). Una política de nunca acabar, en la que el ECB compra ya el 30% de cada nueva emisión de deuda, que hace que al día siguiente intervenga también el Banco de Suecia, para no ver apreciada su moneda, en un juego de suma cero. Una política que hace que cada presentación de resultados de una compañía, venga acompañada de despidos de personal y de recompra de acciones para satisfacer a un capital insaciable. Una política que impide una verdadera formación de los precios que permita valorar las cosas. Total, la financiación es al 0%. Y por si faltaba algo, hoy el gobierno chino lanza un QE demográfico permitiendo tener dos hijos por matrimonio para llenar las casas vacías que no tenía que haber construido y llenar en un futuro las carreteras desiertas actuales. Total, es un problema de demanda.

¿Cómo actuaría la FED si viene de repente la inflación? ¿Le entraría miedo por explotar la burbuja de renta fija? Unos capitanes de barco que dicen hace un mes que les preocupa el desarrollo de la economía mundial y los mercados, y que un mes más tarde lo eliminan de sus comunicados. ¿Tanto ha cambiado el mundo en un mes, más allá de que los mercados bursátiles estén un 6% más arriba? ¿Cuál es la distancia máxima que ve el vigía de este barco? ¿Por qué los mercados llevan reaccionando al alza durante el último mes, cuando los datos que salían eran malos, y ahora también lo hacen con opiniones no tan negativas? Yo lo que pienso es que jugar a “lo malo es bueno para los mercados”, aunque los últimos tiempos nos digan lo contrario, tiene un límite, sobre todo por la altura de ciclo a la que estamos y si somos consecuentes defendiendo nuestra posición de que la política monetaria ha quemado todos sus cartuchos. Yo creo que el mercado de acciones reaccionaría bien ante las primeras subidas de tipos y el paganini sería el mercado de bonos. La clave estaría en cuantificar hasta dónde se desharían posiciones en este último mercado, dando por hecho que las subidas de tipos van a ser inapreciables.

Mientras tanto, hay que seguir lidiando con lo que tenemos. Ya decía Lope de Vega que “más mata esperar el bien que tarda, que padecer el mal que ya se tiene”.

Buena semana

Julio López Díaz, 30 de octubre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: