Buñuel

Una vez un grupo de periodistas hablaban con Buñuel sobre su película “El discreto encanto de la burguesía” y si obtendría el Oscar. Buñuel, muy serio contesta: sí, estoy convencido. Ya he pagado los 25.000 dólares que me han pedido. Los estadounidenses tienen sus defectos, pero son hombres de palabra. Los mexicanos no vieron la malicia del director en su respuesta, y cuatro días más tarde los periódicos mexicanos anuncian que se había comprado el Oscar, por veinticinco mil dólares. Escándalo en Los Ángeles, télex de un lado para otro, hasta que Buñuel reconoce que era una broma inocente. Después de lo cual, se calman las cosas. Transcurren tres semanas y la película obtiene el Oscar, lo que le permite repetir a su autor: – Los norteamericanos tienen sus defectos, pero son hombres de palabra.

Lo mismo nos estamos planteando en estos momentos en los mercados. Si los británicos mantendrán su palabra y lo votado en el referéndum, o viendo las consecuencias van a reconsiderar de alguna forma ese voto (recuerden que no era vinculante para el Gobierno e incluso en el Parlamento no goza de los apoyos necesarios). De momento desde luego han conseguido que no quede vivo ninguno de los líderes políticos que había en primera fila hace dos semanas. Y además se han encontrado con la postura lógica y taxativa de las autoridades europeas de no negociar. ¡Cualquiera abre el melón de una Unión Europea a la carta, de deme un poco de libertad de mercado, pero no me ponga nada de libertad de circulación de personas!

Al igual que Biff Tannen, el archienemigo de Marty McFly en la segunda parte de “Regreso al Futuro”, se encontraba un almanaque con todos los resultados deportivos de los veinte años, mi máxima ilusión sería ver qué pondrían los libros de Historia sobre los tiempos que nos está tocando vivir. Si salimos de la crisis, si Europa fue un bonito sueño que se transformó en nuevos reinos de taifas, donde en vez de existir 28 países habrá entonces 175, si el Reino Unido volverá a estar dividido en Sussex, Wessex, Mercia, Northumbria y Danelaw, o si después de un cuarto referéndum, La Urbanización La Suiza Española se ha independizado de Robledo de Chavela, que por otra parte había logrado ser la capital de la Carpetania Oriental. Si Boris Johnson y Donald Trump eran realmente los  hermanos protagonistas de aquella película “Tú a Boston y yo a California” o si hay un tal Mariano Rajoy que ejerce como registrador de la propiedad en Santa Pola. La única apuesta que seguramente acepte, es que el BCE seguirá comprando los cromos de la liga y que todos los banqueros centrales del mundo seguirán siendo antiguos trabajadores de Goldman Sachs. El resto es tarea de nigromantes y ya ven como en el mercado la gente va como gallina sin cabeza tras los pasos de los algoritmos de las máquinas de los high frequency tradings. Desde el Brexit: la bolsa británica cayó un 10% el primer día, y desde entonces ha recuperado un 15% en una semana. La libra ha caído un 13% y los bonos ingleses han marcado nuevos máximos. Los índices americanos ni sufren ni padecen, y sí parecen comportarse como una isla aislada del resto del mundo. El bono alemán a dos años ya está al -0.70% y el 10 años al -0.205%. El bono suizo a 50 años está ya en negativo. La locura a la que están llevando los Bancos Centrales es estratosférica. Para poder salir del agujero lo primero que hay que hacer es dejar de cavar. Y cuando el BCE dice que se está quedando sin bonos elegibles que comprar, pues acrecienta el lio. Cuando alguien ve que los tipos de interés están a cincuenta años al 0% lo primero que piensa es que por dónde va a venir el crecimiento. Y lo siguiente que hace, es demorar cualquier tipo de inversión productiva. Las políticas depredadoras de los Bancos Centrales lo único que han hecho es manipular la estructura temporal, trayéndose a valor presente cualquier tipo de cash flow futuro. Se han cargado la relación ahorro-consumo. Antes de que los pirómanos intervinieran, cuando había tipos bajos era porque había una gran cantidad de ahorro. Ese mayor ahorro significaba un mayor consumo futuro. Si usted es empresario, emprendedor, etc., usted se prepara para ese futuro alargando los procesos de producción, invirtiendo para casar esa futura demanda. Si usted piensa que esta situación esta maqueada, usted lo mete en el colchón, porque lo que consigue es que haya una gran desconfianza. Detrás de estas políticas erróneas, los Bancos Centrales tenían la esperanza de crear inflación. Con ello conseguían disminuir el valor de las deudas, o que éstas pudieran repagarse más fácilmente. Pero incluso en esto han fracasado y para ello nada mejor que mirar a Japón que lleva intentado crear inflación veinte años sin ningún resultado. Y todavía sale el Gobernador del Banco de Japón pidiendo a sus conciudadanos que confíen en su método. Deuda del 400% sobre el PIB y ahora además con déficit comercial. Y como ya hemos insistido otras veces, el problema está en la velocidad del dinero. No es la misma cuando partes de una cifra de deuda baja, que cuando lo haces desde la estratosfera. Y no es lo mismo cuando tienes una pirámide de crecimiento demográfico normal a cuando tienes esa pirámide invertida. No hay que irse al Lejano Oriente para ver la que tenemos por delante. Para pagar la extra de julio a los pensionistas, el Gobierno ha vuelto a echar mano de la Hucha. Han sido 8.700 millones de euros y la deja en alrededor de los 25.000 millones (venimos de 66.000 millones antes de la crisis). Dos años por delante al ritmo actual. Todos en la campaña electoral hablaban de mantener, cuando no mejorar las pensiones, pero nadie decía como. Supongo que en dos años pasarán a ser financiados por el Presupuesto General del Estado, lo que significará incrementar el déficit (ese que por no cumplirse se están planteando en Europa poner una multa que puede llegar a 2.000 millones de euros) y en definitiva nuevas subidas de impuestos. La verdad es que no se me ocurre cómo terminar con esa espiral destructora.

Y mientras todo el mundo pendiente del Brexit, China ha inyectado 316 billones de dólares en el último mes. El yuan sigue devaluándose poco a poco para mantener sus exportaciones. Esto desde luego no va a ayudar al resto del mundo a salir de la deflación. Nos acercamos ya al mes de agosto. El año pasado ya la montaron bien las autoridades chinas, veremos qué hacen éste. Ya nadie habla de cómo está su sistema financiero. Ya hemos asumido que no tenemos ni pajolera idea.

En fin, que el mañana ya traerá sus preocupaciones. Con todo este tema británico y cómo se están poniendo de perfil sus líderes políticos, recuerdo la definición que hacía Ambrose Bierce en su Diccionario del Diablo de abdicación: “Acto por el que un soberano deja constancia de que ha percibido la elevada temperatura del trono. Abandono de un trono con la intención de disfrutar con los problemas del sucesor”.

Buena semana

 

Julio López Díaz, 06 de julio de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: